A LÍSTER, JEFE EN LOS EJÉRCITOS DEL EBRO

 

Tu carta –oh noble corazón en vela,

Español indomable, puño fuerte-,

Tu carta, heroico Líster, me consuela,

De esta, que pesa sobre mí, carne de muerte.

 

Fragores en tu carta me han llegado

De lucha santa sobre el campo ibero;

También mi corazón ha despertado

Entre olores de pólvora y romero.

 

Donde anuncia marina caracola

que llega el Ebro, y en la peña fría

donde brota esa rúbrica española,

 

de monte a mar, esta palabra mía:

“Si mi pluma valiera tu pistola

de capitán, contento moriría”.

 

Antonio Machado, junio de 1938