image_00147.JPG

Uno llega a la conclusión de que ser pobre es un estilo de vida. No es mayormente una imposición venida del exterior sino una forma de estar en el mundo. El pobre interioriza tanto su condición que acaba creyéndosela y es incapaz de luchar por una vida mejor, es más, no la desea. Los hay que sufren tremendas carestías desde que nacen y no sabrían vivir sin ellas. También algunos, desde una masoquismo enfermizo, disfrutan despertando pena en las gentes. Para más inri, a los gobiernos les encanta la resignación cristiana del pobre.

Yo quizá me tenga que comer mis palabras, pero esto no deja de ser una mera teoría.


Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *