Fumando guelium

El otro día me llevaron a cenar unos amigos a un restaurante en la falda de las montañas del norte de Teherán. Sentados sobre la colorida alfombra nos sirvieron las típicas carnes iraníes con pan recién horneado. Al finalizar, tras el aromoso té, empezamos a fumar ghelyun.

El ghelyun es la pipa de la paz iraní. Consiste en un recipiente lleno de agua que filtra los elementos nocivos del humo que desprenden la piel de manzana, naranja o pistacho y que va subiendo por un flexible conducto hasta la boca del fumador. Yo eché tres caladas, por probar, pero me puse a toser enseguida, así que lo dejé, aunque hay que reconocer que el sabor es exquisito.

Dicen que no aturde la mente y que no hace mal a los pulmones, pero prefiero no aficionarme. Por si acaso.

Comentarios »

Autor: lourdes

Suena a las «mil y una noche», ¿las mujeres también van?, tengo que investigar si existe aquí algún restaurante iraní y probar -pipa incluida-, yo creo que si haces el ramadán, tambien aguantas la pipa.

Fecha: 14/10/2005 16:50.


Comentarios

Una respuesta a «Fumando guelium»

  1. […] que muestra el film. Los de la película son tan despistados que han puesto a algún personaje fumando guelium cuando en esa época no se había inventado (en el comic no […]

Deja una respuesta