Zara

20051022014027-zara3jpg.JPG

Zara está aterrizando en Irán. Parece que las jovencitas están entusiasmadas y empiezan a gastar sus ahorros en los coloridos vestidos traídos de España. Echo de menos una línea de chadores de vivos colores y de tejidos gráciles, pero creo que no se les permite hacerlo porque eliminaría millones de puestos de trabajo y pondría en peligro la industria textil iraní. Además, si el chador llegara a convertirse en moda no impuesta, el sentido de esta prenda acabaría desapareciendo.


Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *