Todas al fútbol

He de reconocer que no me resulta estéticamente atractivo ver a una mujer (ni a un hombre, por supuesto) gritando «árbitro cabr«, «me ca en tu ma» o cantando «Roberto Carlos, la la la la la, Robertos Carlos la la la la». Querámoslo o no ese es el lenguaje que utiliza la mayoría de los aficionados y las aficionadas en el campo de fútbol condenando los buenos modales al palco presidencial. Eso no es óbice para pensar que la gente es muy libre de pronunciar todas las bravuconadas que quiera cuando no le gusta donde para el balón.

Este gesto «tan poco femenino» del grito soez y tabernario es lo que debió llevar a los mulás a pensar que atenta contra las buenas costumbres sociales, por lo que prohibieron a las mujeres asistir a los partidos de fútbol. Lo que no me explico es por qué a los hombres no se les prohibió también. Si alguien puede dejarme la fundamentación religiosa de dicha ley se lo agradecería.

La cuestión es que hoy el presidente de Irán ha decidido anular esa ley machista para permitir a las mujeres asistir al espectáculo de los 23 hombres en pantalones cortos persiguiendo a una pelota. Dice que es bueno que las mujeres asistan al campo porque eso promueve valores como el de la castidad.

Da gusto ver a mis alumnas viendo el fútbol en el comedor de la Universidad como pueden ver en las imágenes del vídeo.

Sólo una cosa debe quedar clara: El gobierno prohibía la entrada de las mujeres al campo de fútbol para protegerlas de las barbaridades que vociferan los varones, como bien dice este periódico poco sospechoso, no hay que buscar malas intenciones ni ganas de fastidiar. Es una cuestión similar al velo, el cual se impone para proteger a las mujeres del «ímpetu mal reprimido» de los varones iraníes; es más fácil imponer el velo a las mujeres que poner en marcha una campaña educativa para que los hombres aprendan a reprimir su libido en cuanto vean a una mujer por la calle enseñando un poquito de piel.

ACTUALIZACIÓN 26 de abril de 2006

Parece ser que algunos están quemando autobuses para protestar contra su presidente por conceder este derecho a las mujeres. ¡Qué difícil es gobernar este país! También algunos mulás critican ferozmente al presidente, aunque los hay que son más condescendientes.

ACTUALIZACIÓN 29 de abril de 2006

«El presidente se ha equivocado» dicen los mulás desde la ciudad santa de Qom. Y claro, el presidente ha tenido que echarse atrás. Las mujeres seguirán teniendo prohibido asistir al campo de fútbol.

ACTUALIZACIÓN 30 de abril de 2006

Algunos mulás dicen que las mujeres son fuente de corrupción, por lo que se les debe prohibir ir al fútbol. Sin embargo, el presidente Ahmadineyad dice que allí donde hay mujeres la atmósfera se hace «más saludable». Aunque el presidente se está ganando la animadversión de los clérigos más intolerantes, la mayoría no son tan «cabezotas» y son condescendientes con la decisión del presidente, quien parece que se va a salir con la suya y se va a ganar a la juventud por este gesto.

Comentarios »

gravatar.com
Autor: Sr.Marqués

Poco afortunada la redacción porque la ironía debe estar totalmente limpia de de confusión cuando se aplica a cualquier derecho humano. La libido no tiene preferencias por habitar en ninguna latitud concreta. No tiene más mérito no faltar al respeto en entornos que no invitan a hacerlo. El respeto es una obligación exigible de forma idéntica para TODOS. Imponer el velo resulta lo más fácil porque el obstáculo forzado a plegarse es el más débil. El progreso siempre fue en la dirección opuesta a facilitar el libre albedrío del fuerte.

Fecha: 28/04/2006 20:27.


gravatar.com
Autor: Sr.Marqués

Con la juventud siempre viene una luz de esperanza. Cada joven es una posibilidad más con que cuenta el bien. Si el mundo llega algún día a un estado realmente humano será de la mano de las mujeres. Tantas oportunidades desaprovechadas por los hombres en la historia nos enseña lo importante que es la virtud de cuidar y proteger lo más valioso, que nosotros perdemos de vista una y otra vez.

Fecha: 01/05/2006 13:07.


Comentarios

Una respuesta a «Todas al fútbol»

  1. […] campo estaba lleno exclusivamente de hombres porque las mujeres tienen prohibido la entrada como ya expliqué hace varios años. La ausencia de mujeres en las gradas transmite una sensación de desolación, tristeza y […]

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *