Siesta

20060521210649-siesta.jpg

Cuando el bochorno de las calurosas tardes de Irán arrecia con fiereza, no hay nada como buscarse una sombrita, quitarse las zapatillas y usarlas como almohada. Por la cara de felicidad de este hombre, el goce debe ser máximo.


Comentarios

Deja una respuesta