Conocimientos ridículos

Dice el del panfleto en la página 15:

Nunca ha sido el curso más largo, ni han gastado tanto los alumnos en material escolar, ni la Administración en mantener a expertos, equipos, gabinetes y psicónlogos que asesoren a estudiantes y profesores, y nunca han sido los conocimientos de los primeros tan ridículos ni el desánimo de los segundos tan grande.

En primer lugar, mis padres me dicen que los sábados tenían que ir a la escuela y que solo descansaban los domingos. En cualquier caso alargar el curso no es malo, de hecho creo que es contraproducente tener unas vacaciones tan largas: rompen el ritmo de trabajo y apresura el cumplimiento de las programaciones didácticas; somos uno de los países occidentales con más vacaciones escolares lo cual dificulta la acción educativa.

Tengo entendido que a los escolares les dan los libros, copiando el modelo estadounidense, y no tienen que realizar desembolso económico alguno hasta el bachillerato. Además, ahora las familias ganan más dinero que antaño aunque proporcionalmente no creo que gasten más en educación que antes.
Desde que la Administración mantiene a esos expertos que tanto molestan a este profesor quemado y asqueado, estimo que muchos estudiantes díscolos que antes habrían sido despreciados sin contemplaciones han reconducido su vida y gracias a la paciencia y comprensión de algunos su vida es un poquito mejor, con el consiguiente beneficio de la sociedad que incluso desde una perspectiva egocéntrica nos invita a pensar que «si los demás están bien yo también lo estaré porque no tendré que sufrir las consecuencias de sus frustraciones alimentadas por un sistema educativo inmisericorde y psicológicamente analfabeto».

Los conocimientos de los estudiantes no son ridículos, en todo caso son distintos a los de las generaciones anteriores. En la sociedad de la información saberse listados interminables de reyes es ridículo si no eres historiador, no saber cónmo buscar la información seria en Internet es ridículo, no manejar programas básicos de informática es ridículo, no tener las destrezas para interaccionar de forma básica con un videojuego (realidad virtual) es ridículo, no saber utilizar un teléfono mónvil, llamar por Skype o imprimir un papel con la impresora es ridículo. No fomentar el pensamiento crítico, el debate, la participación y el constructivismo es ridículo.

Nunca los jóvenes han leído tanto como ahora aunque no lo quieran reconocer. Nunca han viajado tanto, ni visto tantas películas, algunas de ellas mucho más enriquecedoras que cualquier libro de texto. Señor Moreno: ¡los conocimientos de los estudiantes no son ridículos!

Respecto del desánimo de los profesores hay que decir que siempre lo ha habido. Ser profesor es un trabajo muy difícil (parece que lo afirma la Organización Mundial de la Salud pero no encuentro el informe), por eso no vale cualquiera para ejercerlo. El que crea que por saber mucha matemática ya está capacitado para ser profesor yerra de cabo a rabo y acabará pidiendo bajas por depresión a su médico cómplice. El que carezca de pasión por la enseñanza que no se meta en este oficio o que lo deje. Los desanimados que cambien de estrategia, que estudien psicología del adolescente, técnicas pedagógicas o que abandone las aulas porque si no se está amargando a sí mismo y aniquilando las ilusiones de sus estudiantes. En el mundo de la enseñanza se trata de ser feliz.


Comentarios

7 respuestas a «Conocimientos ridículos»

  1. Gracias por estos artículos antipanfleto.

    Se me ocurre añadir que este «malestar docente» en buena medida parece revelar el miedo al cambio de la escuela en sintonía con los cambios acelerados de la sociedad. Como si se quisiera una escuela inmutable, impermeable e inasequible a los avances, no ya tecnolóngicos, sino incluso a la investigación educativa, psicolóngica, pedagóngica, o las propuestas de maestros y maestras que siguen teniendo ilusión y esperanza en su trabajo.

  2. Completamente de acuerdo contigo Fran. Excelente iniciativa vuestro proyecto Grimm. Un saludo

  3. Avatar de hector
    hector

    Tengo entendido que a los escolares les dan los libros, copiando el modelo estadounidense, y no tienen que realizar desembolso econónmico alguno hasta el bachillerato.

    ein? que yo sepa los libros se pagan estudies el curso que sea…

    Y queda muy feo eso de llamarlo sistematicamente «el del panfleto»

  4. Héctor, en Castilla-La Mancha los libros son gratuitos en todas las etapas de la educación obligatoria, ¿y en la tuya? Tienes razón con lo de denorminar al profesor quemado como «el del panfleto».

  5. «somos uno de los países occidentales con más vacaciones escolares lo cual dificulta la acción educativa»
    Está bien que digas esto, pero estaría mejor que aportaras algún dato, alguna página web donde se muestre hasta que punto esto es cierto.

  6. Apachito, tienes razón. He buscado un estudio comparativo serio pero no lo encuentro, si tú sabes de alguna web que hable al respecto te agradecería que lo dijeras.

  7. Avatar de Marita
    Marita

    He terminado mis prácticas docentes y no puedo evitar cierto malestar por la forma teórica de mi cátedra que en lugar de facilitarme todos los recursos interesantes que por ejemplo he encontrado en vuestra web, me han mantenido el semestre de preparación haciendo reflexiones terapéuticas sobre mis supuestos psicológicos o sociales pretendiendo que haga una especie de autoaprendizaje, creo que el principal problema es la renuncia a enseñar, si la didáctica y la pedagogía se han convertido en teorías que reflexionan sobre nuestros condicionamientos (lo cual es por supuesto necesario para cambiar, pero no suficiente) pero no nos brindan las herramientas de cambio, se pierde un tiempo precioso fruto de compartir como ustedes lo hacen las experiencias exitosas (con perdón de la palabra). Gracias, muy buenos los links sobre las falacias.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *