Repartiendo basura

Dice el panfleto que:

En una clase en la que cada uno hace lo que quiere, porque la Administración no respalda la autoridad del profesor y al mismo tiempo protege al alumno que conculca el derecho de aprender de los demás, no se está impartiendo educación, se está repartiendo basura. (p 16) .

Obviamente estaría de acuerdo con esta afirmación si la realidad fuera tal y como se describe. El problema surge cuando el autor da a entender que la Administración no respalda al profesor o que proteja el derecho del estudiante a destruir las clases. Ambas afirmaciones son falsas.

Si un docente no es suficientemente hábil para coordinar la clase con efectividad y carece de recursos porque no le ha dado por estudiar nociones básicas de pedagogía, siempre puede recurrir a hablar con sus padres o a dialogar tranquilamente con él fuera del horario lectivo, incluso ir a visitarle a su casa o llamarle por teléfono. Si el problema persiste puede rellenar partes y proponer la expulsión del alumno. Además, con el apoyo del claustro de profesores, se pueden poner en práctica otras medidas coercitivas, como preparar una sala especial donde trabaje a solas con el auxilio de un profesor de guardia. No estoy de acuerdo con estas formas de sanción, pero si el pobre (o incompetente) profesor no sabe hacer bien su trabajo la Administración está ahí para protegerle.

Respecto de la «autoridad» del profesor es nauseabundo que se quiera imponer a la fuerza en el proceso de enseñanza-aprendizaje. Incluso un inefable sindicato propone en sus panfletos que el profesorado adquiera la condición de «autoridad» al igual que poseen los policías. El que quiera ser «una autoridad» que deje la enseñanza e ingrese en los cuerpos de seguridad del Estado o se meta a medrar en la política. El respeto se lo ha de ganar uno día a día y no debe ser impuesto por ninguna ley.


Comentarios

22 respuestas a «Repartiendo basura»

  1. Felicidades otra vez Rafael por tu valentia, no se si lo que expones en este post será ámpliamente compartido , pero lo deseo de verdad
    Carme

  2. El último párrafo de Rafa es colosal. En contra de otras opiniones que he leído por ahí, apoyo totalmente sus argumentaciones y comparto con él la misma animadversión hacia el panfleto. En lo que respecta a este post, creo que lo ha dicho todo. De acuerdo con karme que es un valiente; es lo que hace falta en educación, voces realmente críticas.

    Saludos

  3. Avatar de pitufo
    pitufo

    Yo creo que hay algo que sí podría hacer la administración por los docentes: darles apoyo. Cuando empiezan, si se ven desbordados por la gestión del aula no saben qué hacer y entonces recurren a sacar al alumno fuera. No hay espacios donde compartir inquietudes y aprender de los más expertos, sitios done explicar el día a día del aula y hablar de casos concretos. Los profesores también necesitan ir aprendiendo y estaría bien que no fuese sónlo a base de ensayo y error sino que se pudiera aprovechar mejor la experiencia de los que ya llevan años en el tema

  4. Gracias Karme y Ramón, pero en ningún momento tengo la sensación de valentía. Estamos en un país democrático donde hay libertad de expresión y como mucho alguno deja de dirigirme la palabra, pero de ahí no pasa.

    La idea de Pitufo es muy buena; además eso de sacar a los estudiantes al pasillo es algo muy feo (de hecho lo prohibe la ley, aunque parece que da igual).

  5. Avatar de Fermi
    Fermi

    Es curioso -hablo como padre preocupado por la futura educación de su hijo de 15 meses-, mi suegro es profesor en un instituto de enseñanza especial, su clase está compuesta por chavales de 14 o 15 años que son conflictivos, muchos de ellos tienen juicios pendientes y la policia tiene que ir muchas veces al instituto. Según lo que cuenta, parece llevar bien a estos chavales, ha tenido algún problema que otro pero ha sabido estar a la altura, lo cual parece indicar que es una persona absolutamente apta para el trabajo de profesor… Según me contaba, hay que ser justo y comprensivo, pero nunca jamás, intentar imponerse por la fuerza, porque según me dice, entonces acabarás muy mal.

    Que haya profesores que con chicos normales las pasen canutas, no habla de esos chicos, sino de la escasa calidad docente del profesor en cuestión.

    Saludos.

  6. Avatar de julio
    julio

    Con tanta comprensión y compañerismo no me extraña que muchos profesores y profesoras callen y lleven sus problemas a solas. Para que les señalen como incompetentes o poco capaces mejor callar. Parece ser que la cosa va de BUENOS y MALOS profesores… ¡ qué simpleza !.

  7. Avatar de francisco
    francisco

    Parece ser que educar a los niños ya no es una broma.
    Cuando yo estudiaba e.g.b. ( ahora tengo 45 años)los profesores,para reprender,cojian al alumno de las patillas y estiraban para arriba hasta que estos se ponian de puntillas.

    Los profesores de hoy ,como esto no lo pueden hacer,los sacan al pasillo .
    Decir que esto es una muestra de la eficacia del profesor no vasta.
    Aquí falla algo,y muy de fondo.
    Quizá a los alumnos se les debería enseñar a «pensar» ya desde pequeños.Y digo pensar en el sentido filosónfico de la palabra.
    Creo que si un alumno llega a astiarse de la clase es por algo y no precisamente por su culpa.
    Si a un alumno no se le ha sabido inculcar interés por el cole,es que algo falla y no precisamente el alumno.
    Quizá falla el sistema educativo,es posible,pero en el sistema estamos todos…¿cual es nuestro grado de culpabilidad?.
    Yo como padre asumo el mio,asumo que no he sabido inculcar en mi hijo un interés por las clases (va porque es su obligación,pero no se divierte en las clases,precisamente).Por lo tanto como padre educador me suspendo,pero también suspendo a todos los profes que no han sabido hacer esta labor hacia mi hijo.
    nota aclaratoria:he dicho-padre educador-porque intento educar como padre que soy,que no soy profesor.

  8. Rafael, ¿no te das cuenta de que el policía eres tú, hablando ex cátedra de profesores buenos y malos de un modo agresivo (no valiente) y orgulloso?

  9. Avatar de pasmao
    pasmao

    Soy profesor universitario, por tanto no tengo experiencia en tratar en clase con adolescentes de 15 años, pero sí con los adolescentes de 23 que llenan nuestras aulas. No se entiende, repito, no se entiende que con estas técnicas maravillosas que proponéis los ant-panfleto (conozco persolamente a Ricardo Moreno y os juro que sabe de lo que habla) o sea, mucho buen rollito, comprensión y muuuucha motivación, a lo mejor se consigue rescatar de la calle a ciertos individuos, pero también se consigue crear una generación de descerebrados de 23 años a los que nunca nadie, ni padres, ni maestros, ni grupo social… nadie les dijo jamás que ciertas cosas son como son, que para aprender algo hay que echarle horas y energía… en fin, que más vale que se pongan las pilas de una vez. Y así les va… y nos va a los que tenemos que darles clases bien bien digeriditas, no vaya a ser que el niño de 23 o de doctorado se nos desmotive.

  10. Fermi, estoy de acuerdo contigo; personas como tu suegro son las que dan sentido a esto de la educación.

    Julio, gracias por tu comentario.

    Francisco, mucha suerte en la difícil tarea de ser padre.

    Eq, gracias por tu comentario.

    Pasmao, las generaciones de estudiantes universitarios de hace 20 años no son superiores, ni mucho menos, a las actuales. Pasmao, ninguna de las universidades españolas está en el top 100 mundial. Pasmao, los profesores de universidad no tienen idea alguna de pedagogía (perdón por la generalización). Pasmao, tener un título de doctor no vale nada en España porque se regalan; solo hace falta recorrer por Internet las tesis doctorales de algunas universidades para ver que dejan bastante que desear (perdón, de nuevo, por la generalización) y eso es porque los directores de tesis no saben dirigir ni investigar con rigor.

  11. He conocido en demasiadas ocasiones los silencios que cita Julio y coincido en el simplismo que acarrea personalizar conceptos como el bien y el mal en torno a buenos y malos profesores. Aquí te mando una cita que me parece interesante:
    .
    http://www.panoramacultural.net/Suecia/mPaginas/pSelectRecord.cfm?paginaID=1081&categoriaID=27
    .
    Similares valoraciones se dan respecto a «buenos» y «malos» médicos, buenos y malos políticos, buenos y malos padres, buenos y malos sacerdotes… etc. Si la solución es que todos sean buenos profesionales… ¡¡¡ ya hemos solucionado el problema …. ??? . Entre el blanco y el negro hay una infinita gama de clarososcuros. Hoy, en nuestro medio educativo, entre le profesorado en ejercicio, está bastante extendido el descrédito de los «expertos» en educación, se da con demasiada frecuencia una desconfianza inicial paralizante, probablemente por su alejamiento y distanciamiento de las múltiples situaciones educativas, multifactoriales y diversas, complejas y sectoriales aún en un mismo entorno aparentemente homogéneo.

  12. Bueno Rafa, una vez visto lo excelente profesor que es usted y lo malo que debo ser yo y otros como yo (no debo gestionar bien mis clases porque mis alumnos pasan de mi y de mis intentos de hacerles reflexionar o pensar, que no ya aprender, ¡qué barbaridad!), he decidido dejar mi puesto de trabajo, hasta ahora en manos de un inepto y hacer las oposiciones al cuerpo de policia o de la guardia civil porque acabo de comprender que lo mio es una grave frustración por no poder ejercer mi «autoridad». Gracias, Rafa, por abrirme los ojos.

    PD: Me cuesta trabajito creer que sea profesor en un centro público de Secundaria. De verdad.

  13. Estimado amigo Javier, excelente el artículo que propones.

    Pep, noto cierto tono despectivo en tus palabras. Yo no soy un profesor «excelente» ni mucho menos, me queda muchísimo por aprender. En cualquier caso creo que estos diálogos enfrentados nos sirven para acercar posiciones y no para separarnos o «enfadarnos». De vuestras opiniones contrarias aprendo mucho y me ayuda a reflexionar sobre mis propias posturas. Por eso siempre doy las gracias.

  14. No hay ningún tono despectivo en mis palabras. Sí que lo hay irónico, y mucho. En cambio, sí que se le detecta a usted cuando contesta a algunos de los que comentan en su blog (al tono despectivo me refiero). A mi también me queda mucho por aprender y por ello no descalifico, como usted hace, a otros profesionales de la enseñanza, sea primaria, secundaria o universitaria.
    Saludos

  15. Avatar de Patricia
    Patricia

    Que no todos los profesores son iguales lo he comprobado leyendo desde hace algún tiempo las palabras de Rafael y algún otro como él, pero doy fe de que hay «profesores» que hacen uso de ese título en virtud de un contrato por el que prestan servicios de tales, en deshonra del colectivo docente. En mi trayectoria como madre preocupada por el desarrollo intelectual y humano de mis hijos me he encontrado con algún profesor que se excusaba de su responsabilidad pedagóngica alegando que no era pedagogo y otro (mujer) que cometión una aberración de tal calibre como hacer escribir a sus alumnos en trocitos de papel el nombre de aquellos de sus compañeros que, a su juicio, PODRÍAN haber sido responsables de una infracción de la que no conseguían conocer su autor por ningún medio no irracional.
    Creo recordar que para ser profesor en un centro público sónlo te exigían aprobar la correspondiente oposición y hacer ese remedo de curso que era el CAP (por lo menos en mi época, en los años 80). Y en los privados, ni te cuento.
    ¿Es utónpico pedir a quien corresponda que proporcionen a los profesores recursos sobre motivación, resolución de conflictos, técnicas para aprender a aprender? ¿Que aprendan de alguna manera a exigir el máximo de sus alumnos (lo que ahora, creo, que no se hace, y de ahí lo de adolescentes de 23 años) pero dándoles los medios necesarios para ello, en un entorno de «disciplina» de trabajo y no de «autoritarismo»?
    Gracias Rafael, porque a mí, desde luego, me ayudas a aprender.

  16. Estimada Patricia, Rafael, compañero… desde el respeto y la buena fe, sin afán de polemizar, ¿qué encierra el concepto “aprender a aprender” no incluido en el concepto simple y llano de APRENDER? … ¿qué hay en 2 no incluido en 1? . ¿Qué tiene un “profesor de profesores” que no tenga un PROFESOR? . ¿Qué observancias relevantes atiende un “formador de formadores” no atendidas por un FORMADOR? … etc.

    Os comento algo así, por favor, desde el respeto, sin coñas… con perdón, porque es este tipo de abusos semánticos, de rizados del rizo, de vacuas nuevas conceptualizaciones, entre otras cosas, lo que aburre a muchos profesores en ejercicio que siempre consideran cuestiones para ellos más importantes cual son el afrontamiento diario de grupos de alumnos, decenas cada día, centenas cada curso. Ellos siempre reclaman comprensión sobre todo, ayuda a poder ser, práctica siempre.

    Hay una especie de discurso psico-pedagóngico actualmente vigente que les suena a vacuo, insuficiente, sobre todo no resolutivo. No son todos los actuales docentes en ejercicio quiénes así enfocan este tema… pero son muchos, los suficientes como para lanzar un toque de atención.

    ¿Qué diferencia le podéis aportar a un profesor en ejercicio entre al aprendizaje divergente que él NO cita pero desde antiguo PRACTICA cuando incluye en sus actividades DIARIAS de clase fónrmulas diversas de respuestas “abiertas” frente a los obligados enfoques “cerrados” según cuestionario OFICIAL?.

    ¿Es nuestro entorno social AUTORIZADO, DISCIPLINADO o AUTORITARIO? . ¿Queda el entorno escolar al margen en un sistema educativo institucionalizado? .

    ¿Tiene el alumno SIEMPRE motivos para aprender? ,,, pregunto ¿TIENE? no ¿DEBE TENER?.

    ¿Es el alumno responsable de su aprendizaje? . ¿Puede ser un irresponsable como lo puede ser su padre, su madre, su profesor ¿??. ¿Es el niño bueno por naturaleza suponiendo asimilables los conceptos de bondad y naturaleza?

    En fin, no me quiero alargar, sobre todo no quiero ofender ni que me ofendan, basta con reflexionar, es lo que estoy intentando otra vez en contra de mi voluntad porque este tipo de debates, la verdad, me cansan.

  17. Avatar de francisco
    francisco

    La realidad es la que hay que asumir.
    En mi opinión el debate puede enfocarse en la linea de buscar soluciones.
    Sabemos de la postura ,de parte del profesorado,que tienen asumido que no poseen preparación como sicónlogos porque en su momento
    no imaginaron que algún dia les sería de utilidad,pero no por esto se
    creen malos profesores.
    Ya es un paso,reconocer la realidad.Podríamos partir de aquí y aplicar
    soluciones como:apoyar al profesorado con sicónlogos(que atenderian
    tanto al profesor que así lo solicitara como al alumno).
    Hay que reconducir a los alumnos,esta ha de ser nuestra prioridad,y antes que reeducar a un profesor,mucho más rápido sería conseguir
    para el centro docente una plaza de sicónlogo.

  18. Avatar de Juan Antonio
    Juan Antonio

    En cada instituto hay un psicónlogo o un pedagogo o un psicopedagogo además de otros en centros de apoyo y recursos. No parece que pase nada muy distinto con ellos cuando se les pone en la tesitura de sacar una de esas clases difíciles adelante, aparte de las correspondientes asesorías, cursillos, conferencias y demás… para profesores/as. Es decir, frente a la clase, entendiendo por clase un grupo de 20 alumnos/as adolescentes, por ejemplo, sus actuaciones entran perfectamente en lo que podríamos llamar la media, o sea, hay de todo.

  19. Avatar de Elisa
    Elisa

    Cada vez que leo un comentario de Javier Escajedo, en uno u otro blog, porque lo encuentro con frecuencia, me quito el sombrero. Viendo su web se ve la calidad del trabajo que realiza con sus alumnos, pero además cuando participa en debates es comprensivo, respetuoso y no da opiniones maximalistas, plantea cuestiones que hacen reflexionar sin que nadie se sienta ofendido. Es un lujo que haya personas así en la educación.

  20. Avatar de francisco
    francisco

    Me da la impresión de poder encajar como ejemplo de padre ignorante.
    ¿Porqué no tengo noticia de la existencia ,en el colegio ,de la figura del sicónlogo?.
    En las reuniones entre tutor y padres a las que asisto perióndicamente
    jamás ha salido a relucir la palabra «sicónlogo»,ni de boca del tutor ni por
    parte de los padres allí presentes(a las reuniones que acudo suele
    asistir un padre por cada dos alumnos,de promedio).
    Solo en una ocasión hice una referencia al respecto.Se me escuchón con el mismo respeto que se le prestaba tiempo atrás a quien hablaba
    de tener un pariente con cancer.
    Ninguno de los allí presentes hizo comentario alguno sobre el tema.
    Me dio la impresión de» no estar en la onda».
    ¿Será que aún se asocia visita al sicónlogo con visita al loquero?.Y no hay en mi ánimo ninguna intención de molestar ni ofender a nadie;esté o no esté necesitado de cualquier atención ,sea sicolóngica,siquiátrica o de cualquier tipo.
    Desde mi punto de vista el sicónlogo debería estar más presente en el día a día;pero en los pasillos,como lo está el tutor o cualquier otro profesor.Y no parecer que se le tiene como una obligación,como una normativa a cumplir;como ese extintor que obligan a tener para las emergencias.

  21. Francisco, parece que usted se refiere a centros de Primaria cuando habla del “colegio”. En Primaria y en la plantilla de cada centro público lo que hay en ese sentido es la figura del profesor consultor que es un maestro de Primaria con unos cursillos de especialización y habilitado en cuanto tal. Además, en los colegios de Primaria, también existe la figura del psicónlogo, pedagogo o psicopedagogo pero no en plantilla sino itinerante, asignado a varios centros u otros cometidos a la vez que inserto en la plantilla de un centro de recursos para profesores o un centro de apoyo exterior al colegio. Esto es lo oficial, digamos así, con pequeñas variaciones entre unas u otras comunidades. Estoy de acuerdo con usted en que está figura debería estar insertada en cada centro con funciones docentes en el nivel de cada profesor de una u otra materia y no solamente enfocado a la asesoría o el apoyo. De hecho creo que los estudios propios y adecuados al magisterio convencional son los estudios de pedagogía y psicología aplicados a la educación (Ciencias de la Educación) y se lo digo como maestro de primaria, profesión que ejerzo y a la cual respeto mucho sobre todo cuando veo el trabajo de los demás maestros y maestras. En los institutos es donde ya hay psicónlogo en plantilla, ya ve usted, parece ser que para educar a MAYORES hacen falta MAYORES niveles de formación… ridículo verdad, pues así es.

    Aparte de eso no dude usted de que cada vez son más frecuentes en los centros profesores y maestros con segundas especialidades, titulaciones y créditos. La pedagogía y la psicología están, creo, muy presentes en nuestros centros. Creo que nuestro principal problema NO es la falta de formación, hemos mejorado mucho en eso de hace 25 años acá, también hemos mejorado nuestra situación laboral, tenemos mejores recursos, más medios … etc. Yo pienso en otro tipo de problemas, por ejemplo la extensión y universalización de la escolaridad obligatoria, que es una conquista en sí misma, o la insuficiencia cada vez mayor del mundo laboral para asimilar respuestas con jónvenes que no encajan en los entornos académicos convencionales por mil motivos.

    Si la escolaridad universal, pública y gratuita es una gran conquista y permite que nuestros jónvenes HOY no sean peores que los de hace 25 años, como dice Rafael y en eso estoy de acuerdo, ello no quiere decir que sea frustrante la desadaptación de buen número de ellos que buscan con apremio salidas que antes hallaban en el mundo laboral convencional, como los aprendices de taller que yo conocí y con los que trabajé hace unos 30 años en una pequeña empresa de calderería que tenía mi padre.

    Tengo mis dudas al respecto, tengo cualquier cosa menos seguridades absolutas en esta materia, pero he trabajado en los medios de Educación Compensatoria con alumnado joven expulsado…. perdón… trasladado desde centros convencionales por problemas 1000 y razones 2000. He vivido con ellos/as sus frustraciones y en demasiadas ocasiones, con el paso del tiempo, me los he encontrado ya adultos, trabajando en el mundo laboral ordinario, con novias o esposas, con sus hijos y sus ilusiones… su piso, su coche… como pueden… pero bastante más NORMALIZADOS trabajando en un taller ORDINARIO en comparación con aquellos remedos de taller que nosotros practicábamos en nuestros talleres de electricidad por ejemplo, mecánica, madera…. u otras aulas pre-taller que así llamábamos.

    Por supuesto no siempre se da el mismo destino para unos y otros, también conocí casos de alumnos que progresaron en estos pre-talleres y retornaron al mundo académico convencional para retomar sus estudios.
    Nada es blanco, nada es negro… nuestro medio educativo es sobre todo complejo y hablando de educación estamos siempre todos implicados, involucrados e interdependientes.

Deja una respuesta