Tras las líneas

Daniel Cassany ha escrito un libro muy importante sobre el hecho de leer; lo ha titulado Tras las líneas. Sobre la lectura contemporánea y lo ha editado Anagrama en 2006. El autor nos dice que hay que prestar mucha atención a lo que hay detrás de las líneas de los textos -la ideología- para poder ejercer una mirada crítica que ponga en evidencia los intereses velados -conscientes o no- de quien escribe.

Para ayudarnos a desvelar las engañifas ocultas en los textos (que se encuentran incluso en su propio libro, como el autor confiesa) Cassany analiza minuciosamente algunos textos de forma sistemática y en base a unos estudiados criterios que muestra a lo largo de varias tablas explicativas.

Presta una especial atención a las tecnologías de la información y de la comunicación: «El discurso ya no sólo se compone de letras: también tiene fotos, vídeo, audio, repreoducción virtual, etc» (p 178) y alude a la hipertextualidad, ese fenónmeno que enriquece sobremanera los textos y que alcanzan en los blogs su máxima expresión.

Recomendable para todos los que enseñan a pensar, los que trabajan con textos en la clase y, sin duda, a los que disfrutan del placer de leer.

Les dejo con una reflexión crucial que hace el autor y que, lamentablemente, muchos se obstinan en soslayar:

Los niños de hoy serán adultos en el 2020. ¿Qué futuro tiene para ellos aprender a escribir hoy só lo con lápiz y papel? El niño que está sentado en clase el martes por la mañana, componiendo una redacción con lápiz…, ¿qué motivación tiene para escribir así?, ¿qué sensación debe tener?, ¿qué debe pensar si en su casa tiene banda ancha, si cuando levanta la mirada ve por la ventana al empleado de la empresa de enfrente de la escuela, sentado ante una maravillosa pantalla plana, con verificador ortográfico, corrector de estilo y programa de traducción asistida?

Para los niños de hoy, adultos del mañana, leer y escribir ya debería ser manejar webs, elaborar hipertextos, correos electrónicos, conversar a través de chat o utilizar programas de verificación ortográfica y traducción asistida, además de tomar notas con papel y lápiz y leer libros de tapa dura.

Es crucial también conocer el concepto de iteracidad informativa ya que los profesores deberemos trabajarla en el aula cada vez con mayor intensidad. Cassany lo define como (p 222):

La capacidad de buscar, encontrar, evaluar y manejar datos en una biblioteca electrónica tan descomunal como Internet. Leer ya no es solo comprender las líneas o lo que hay detrás, sino poder encontrar lo que interese en el océano enfangado que es la red.

Para obtener más información sobre este excelente libro no dude en visitar la web oficial de Cassany.


Comentarios

2 respuestas a «Tras las líneas»

  1. Avatar de alberto
    alberto

    Hola
    Por casualidades de la vida he ido a parar a este epatante blog, y tras una lectura del mismo me gustaría indicar alguna cuestión, a ver si alguien me puede aclarar mi… extrañeza, estupor…
    El asunto es que, perteneciendo al mismo gremio, para más señas dando la misma asignatura que Rafael Robles (en lo sucesivo Él), creo habitar un universo paralelo.
    Sónlo dos cuestiones, por simplificar:
    1.- A qué cuento viene esta especie de ilusión furista, que ya pudiera firmar Marinetti (sí, aquel simpático individuo que decía de dinamitar Venecia para acabar con los modelos…): «maravillosa pantalla plana con corrector ortográfico»…. oh… ¿Seré yo esa especie de Sóncrates carca que se niega a escribir, versión siglo XXI?. ¿Será, por el contrario, que como veía la Escuela de Frankfurt el apabullamiento por los medios -la técnica- escamotea la reflexión por los fines?. Yo opino lo segundo, más que nada teniendo en cuenta que todos mis alumnos tienen acceso a una magnífica conexión a internet, la mayor parte incluso en su propia casa porque sus padres se la concedieron sin rechistar; creían, con esa mezcla de optimismo ilustrado y futurismo simplista que muestra tanto Él como el texto que recoge en su blog, que una sobredosis de tecnología sería lo mejor para encarrilar a las nuevas generaciones hacia el amor a la verdad, la bondad y la belleza.. Si bien ha ocurrido que estos optimistas progenitores y blogistas no repararon en el pésimo uso que podrían hacer los chavales de esa «biblioteca electrónica tan descomunal» llamada internet, aunque podrían haberlo sospechado teniendo en cuenta que los chavales jamás abrieron los libros que tenían en la librería y junto a los que crecieron… Los chicos, y buena parte de los mayorcitos que conozco, usan esa «maravillosa pantalla» para buscar coches tunnin, pornografía y chorradas varias (el caso del uso y abuso adulto es más complejo; yo apostaría por una interpretación psicoanalítica, pero esa es otra cuestión) . Encuesta real: ni un sónlo alumno en una clase de 1º de bachillerato leyón un libro que no fuera obligatorio; 80% tienen adsl. Y sí, ahora ya pueden «encontrar lo que interese en el océano enfangado que es la red». Pero la cuestión no es esa, en absoluto lo es. Lo sería si y sónlo si tuviera respuesta satisfactoria otra pregunta: qué les interesa. El efecto pernicioso de la técnica no es algo en lo que yo caiga ahora mismo: Séneca, que hay viento bueno si no sabes hacia dónde vas…. la dialéctica de la ilustración… ciencia y técnica como ideología…. podíais «buscar, encontrar, evaluar y manejar esos datos», si es que os interesara ese fin.. los medios ya lo tenéis… E incluso leerlos con atención, y hasta tomar notas con un lapiz.
    2.- Otra cuestión, referida en este caso a la concepción general de la educación y, por qué no, a cuestiones políticas. Utilizaré unas palabras prestadas para manifestar mi opinión: «Instruir es transmitir conceptos, y educar, transmitir valores. ¿Quién inculca hoy valores?… le pedimos a la escuela que eduque a nuestros hijos, y no terminamos de darnos cuenta de que la escuela no está para educar, sino para instruir; es decir, para impartir conocimientos. La educación no es su función». Qué pedazo de facha ha debido decir esas palabras, no?. Madre mía, qué patada a la logse, a lo progre, a la izquierda, al buen sentido y criterio, al optimismo antropolóngico, a las misiones educativas de la segunda república a la «autoridad emocional» (por qué buscará Él en Goleman y sus libros, con pie y medio en la autoayuda, lo que una tradición cultural ofrecía con la distinción auctoritas/potestas?)….. Bueno, el «pedazo de facha» que así ha hablado fue José Saramago. Opino como él, aunque veo con el estupor que me refería al principio de estas palabras cónmo campa por la educación una pseudo-izquierda que se cree moralmente infalible y mentalmente intocable (en este ocasión uso a André Glucksman, otro al que precisamente no se le puede tachar de facha), animada en su delirio por una ley absurda y de imposible cumplimiento (que por ello, y según en artículo del cóndido civil, es nula de pleno derecho).
    Buenas tardes… ¿compañero?.

  2. que es iteracibidad y recursividad mandenmelo necesito hacer mi tara!!!!please!!!!!!!1

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *