Pon un niño africano en tu clase

Me hubiera gustado este curso enseñar en África pero al final no me han elegido para el puesto.

Creo que la clave del desarrollo de los países africanos estriba en formar, desde Europa, a sus profesores y jóvenes a través de las nuevas tecnologías. Si de verdad queremos «enseñarles a pescar en vez de regalarles la caña» hay que invertir en educación y la forma más barata de llevarla a esos países es con las TIC. A falta de electricidad buenos son los inversores y a falta de dinero buenos son Linux y portátiles de 100 euros.

Propongo crear la ONG «Pon un niño africano en tu clase» que más bien sería una empresa pues primaría el afán de lucro porque los beneficios para África y nosotros mismos serían cuantiosos. Ya hablaremos algún día de los perniciosos efectos de la caridad en la sociedad de mercado en la que, para bien o para mal, nos ha tocado vivir (regalar tomates arruina al agricultor y emprendedor honrado y por tanto se incentiva el empobrecedor espíritu de la pasividad y la holganza).

Todos los profesores tenemos alguna que otra clase donde sobran pupitres. Esta ONG se encargaría de llenarlos con estudiantes africanos a través de la red que podrían asistir y participar como uno más con un coste mínimo; solo son necesarios videocámaras y micrófonos, lo cual no es caro comparado con los millones de euros que gastamos al mes interceptando pateras: con una buena educación no vendrían de forma irregular poniendo en riesgo sus vidas porque aprenderían que esto no es «el paraíso» y porque les enseñaríamos a llevar el paraíso a su tierra.

Educar es ayudar a construir paraísos.

[techtags: Africa, África, educación, desarrollo, pon un niño africano en tu clase]


Comentarios

2 respuestas a «Pon un niño africano en tu clase»

  1. estoy de acuerdo, se perdieron mucho en áfrica, todo llegará

  2. Avatar de Bibiana
    Bibiana

    Hola Rafael:

    Me gustaría saber exactamente cómo crees ques se podría hacer una cosa parecida. Estuve de profesora voluntaria en Mozambique durante 10 meses en un poblado sin luz ni agua potable y no veo cómo se podría llevar a cabo la idea que propones.

    Aunque el tema de la eduacción en África es también complicado: ¿qué tipo de educación recibirían? ¿Quién ha creado los materiales? ¿Qué visión ofrecen del mundo? ¿Cómo se pueden explicar realidades o conceptos que no existen? Y muchísimas otras preguntas que se me quedan en los dedos… Aunque estoy de acuerdo en que en la educación está la clave (sobre todo la educación en el pensamiento libre y crítico que les permita cuestionar, adaptar y transformar las herramientas e información a sus necesidades reales y no «copiar» un modelo que no les sirve y del que tampoco estoy segura que deban copiar), la verdad es que en África hay necesidades más urgentes: el hambre (la miseria) y la enfermedad. Cuando no hay comida o estás enfermo no puedes y no quieres estudiar. Creo que para ellos lo primero es la salud. La malaria y el SIDA afectan a un número altísimo de la población y los deja debilitados, contra estos enfermedades hay poco que hacer, sólo se puede luchar desde la prevención y la información. Pero hay otras más frecuentes, como una simple diarrea, que pueden evitarse con ciertos conocimientos sobre higiene y creo que ahí es donde sí podemos y debemos enseñarles. Cosntruir comunas, en lugar de defecar en los ríos. Hervir el agua antes de beberla, lavarse las manos, limpiar las verduras… cosas que para nosotros son casi de sentido común. Si conseguimos dar este primer paso podremos pensar en la educación en los términos que nosotros la conocemos. Otra cosa creo que es una utopía en estos momentos. Aunque quizás estoy equivocada.
    Bibiana

Deja una respuesta