Estudiantes extranjeros

Por lo general los estudiantes extranjeros tienen más dificultades a la hora de alcanzar el éxito académico. Esta dificultad viene dada por la poca destreza con la lengua española y porque las condiciones económicas de los inmigrantes así como su situación familiar no son tan buenas, en general, como las de los españoles. Sin embargo hay un número, que se incrementa curso tras curso, de estudiantes extranjeros brillantísimos que sobrepasan con creces a la media de «estudiantes autóctonos».

Detecto cierto paralelismo con lo que sucedió en la Europa feudal: los campesinos pagaban impuestos abusivos a los señores feudales a cambio de protección pero a medida que pasaba el tiempo los «señores», presos de la avaricia, vendieron pequeñas parcelas de sus tierras a precios desorbitados a los labradores más trabajadores que podían ahorrar gracias a su sudor diario de sol a sol. Estos trabajadores fueron acumulando las tierras que sus señores vendían para obtener dinero fácil, como las «hormiguitas«, constituyendo el germen de lo que luego se dio en llamar «burguesía» y que constituirá la clase más influyente de las naciones.

El inmigrante serio, trabajador, humilde y respetuoso con la cultura que le acoge llegará lejos. Nuestra organización democrática y social de derecho le brinda la posibilidad de, incluso, llevar las riendas a cambio de su sudor, esfuerzo y entrega. Basándonos en que la dirección de la sociedad debe ser para quien mejor la organiza (y para ello se requiere de un esfuerzo intelectual constante) no me cabe la menor duda de que se acabará originando una nueva clase social muy influyente caracterizada por valorar la cultura que le acoge, amarla y trabajar por mejorarla aún más. Similar a los siervos de antaño reconvertidos en patronos y a las cigarras que suplican a las hormigas. Además nos dice la historia que la «transmisión de poder», como en Roma y en el Antiguo Régimen, es una constante protagonizada por el «débil» capaz de superar su desventaja a partir del adocenamiento de gran parte de la sociedad que le circunda.

El joven extranjero que huye con su familia de la precariedad de su país nos sabe valorar y sacrificarán gran parte de su existencia para mantener su -y nuestra- calidad de vida; por el contrario son bastantes los jóvenes españoles que no son conscientes de la sociedad privilegiada que han heredado y por ello son numerosos los que muestran una sosegada indiferencia ante el legado democrático que les regalaron sus mayores y conseguido a base de sufrimiento y sacrificio.

[techtags: extranjero, educación, inmigración, interculturalidad]


Comentarios

2 respuestas a «Estudiantes extranjeros»

  1. Tienes mucha razón en lo que dices pero, desgraciadamente, en muchos países donde hay emigrantes que trabajan de sol a sol, que valoran las libertades democráticas, que quieren lo mejor para sus hijos, etc., el cambio que describes no se produce. Su grupo étnico sigue relegado a la marginalidad por la clase social dominante, y aunque algunos representantes de estos grupos llegan a desempeñar cargos importantes en el ámbito político, económico y social, la mayoría no accede a puestos de «poder». Seguro que más de uno piensa que es porque no se esforzaron lo suficiente pero eso no es siempre la razón. Mi deseo es que en España no se reproduzca el mismo fenómeno que en Alemania, Estados Unidos o Francia, por poner unos ejemplos.

    Saludos,
    Esperanza

  2. Hola Esperanza: Creo que Obama es el ejemplo claro de que el hijo de un inmigrante puede llegar a ser presidente del país que le acoge a base de esfuerzo y amor por su nueva nación. Un saludo cordial.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *