Los Ginkgo biloba de Brno

Mi amigo el profesor Pepe me ha invitado a pararme a pensar en la belleza extrema de los Ginkgo biloba. Me aseguró que había uno en Brno, el más bello de toda la República Checa, así que me fui esta mañana a buscarlo con la única ayuda, para identificarlo, de una fotografía en la que aparecía de fondo un edificio rojizo; recordaba haber visto dicha edificación, pero no sabía exactamente donde. De este modo, y armado de una cámara fotográfica , me subí al tranvía de la línea 3 camino del Museo Etnográfico.

No hubo suerte porque el museo cerró las puertas y mis paseos por el centro de Brno no dieron el fruto esperado. –¿Será aquel árbol un ginkgo? -pensé en varias ocasiones cuando me aproximaba antes de desengañarme al descubrir que se trataba de una «vulgar» conífera.

Mientras volvía «derrotado» a mi casa, en medio del tranvía atestado de brnianos que salían del trabajo, acerté a ver de reojo un edificio que resaltaba la grandeza de lo que pensé acertadamente que era un ginkgo. Me bajé con cierto escepticismo para comprobar que se trataba de un pequeño jardín botánico de la Universidad de Brno. Tras vislumbrar sorprendido la belleza de este árbol hice unas fotografías y recogí hojas de suelo para hacer más tarde una infusión.

¿Es el Ginkgo biloba algo más que un árbol? ¿Está lleno de magia como sugiere Tereza Halasová? A Goethe (gracias Fabián) así le pareció:

Las hojas de este árbol, que del Oriente
a mi jardín venido, lo adorna ahora,
un arcano sentido tienen, que al sabio
de reflexión le brindan materia obvia.

¿Será este árbol extraño algún ser vivo
que un día en dos mitades se dividiera?
¿O dos seres que tanto se comprendieron,
que fundirse en un solo ser decidieran?

La clave de este enigma tan inquietante
Yo dentro de mí mismo creo haberla hallado:
¿no adivinas tú mismo, por mis canciones,
que soy sencillo y doble como este árbol?


Comentarios

4 respuestas a «Los Ginkgo biloba de Brno»

  1. […] ¿no adivinas tú mismo, por mis canciones,
    que soy sencillo y doble como este árbol? (Goethe)

    La hoja doble del ginkgo biloba

  2. Muy bonito.
    En aras de la buena ortografía biológica ruego que el nombre del genero «Ginkgo» se ponga en mayúsculas como indican las buenas normas de la nomenclatura binomial: Ginkgo bilova. (En cursiva, que está muy bien).

    Felicidades una vez más por tu blog.

  3. Corregido Javier, gracias por la corrección. Supongo que cuando se escribe solo «ginkgo» va en minúsculas y sin cursiva, ¿verdad?, es como decir «roble».

  4. Lógicamente si es usado como un nombre «genérico», común, (de lengua sabes mucho más tú), se escribirá en minúscula. Como nombre científico, siempre el género en mayúscula y el nombre específico en minúscula, en cursiva ( so si se escribe a mano, subrayado).
    Aprovecho para comentar que esta especie es un fósil viviente, una de las primeras gimnospermas, plantas con semillas desprotegidas. Se trata del mismo grupo en el que están los pinos, abetos o cipreses. Esto es algo que suele llamar la atención,. pues su porte y sus hojas en absoluto recuerdan a las hojas aciculares de las coníferas… pero es así.

Deja una respuesta