Los otoños de Brno

Otoño en Brno 4

Los otoños de Brno son amarillos.

Otoño en Brno 6

Y verdes.

06 Hacia el instituto. Coche helado

Y fríos.

Pero nada para captar el otoño checo como el poema «No quiero primavera» del poeta de Brno Frantisek Halas (Ediciones del oriente y del Mediterráneo, Madrid, 1993, 197), cuya nieta, por cierto, he tenido el gusto de conocer por estos lares:

Emperejilada primavera, estación esmeralda

primavera altanera, lunática

todos se afanan en vano a por violetas

no me tragaré ese anzuelo

Ni oír la charla de las hojas quiero

ni beber de lo que nutre las yemas

sólo ese otoño mío me confirma

desollado como el pábilo del deseo.

Veamos también el estupendo poema otoñal de Juan Manuel Bonet «Otoño de 1952» que dedica a Checoslovaquia. (Praga. Doce poemas de Pavel Hrádok en versión de J.M.B., Granada, Comares, La Veleta, 1994).

Nunca me cansaré de mirar los montones de hojas secas

girando en la colina del Castillo. Estaba en contra

-tal era el programa de nuestra rara juventud-

de la poesía romántica, y sin embargo esos montones

de hojas secas conmueven mi viejo y roto

corazón, como lo conmueve el fluir del río. Las hojas,

el río, las nuebes en el cielo: lo único que en mi ciudad

todavía se expresalibremente.


Comentarios

7 respuestas a «Los otoños de Brno»

  1. Hay un árbol, el Ginkgo Biloba, que es anterior a los dinosaurios y las coníferas. He encontrado uno en Brno que es una preciosidad. Aquí http://commons.wikimedia.org/wiki/Image:Jinan_dvoulaločný.jpeg
    Tengo tanta pasión por estos árboles que si estuviera en Brno lo buscaría y lo fotografiaría cuando de verde pasa a amarillo. En el clima de Córdoba eso sucede bien entrado diciembre. Hay una web especializada de una profesora, Cor Kwant, exhaustiva sobre este árbol con fotos de todo el mundo, entre ellas una hecha por mí en un parque de Córdoba. La web de Cor Kwant es http://www.xs4all.nl/~kwanten/espindex.htm
    Saludos
    Pepe

  2. Avatar de Tereza Halasová
    Tereza Halasová

    Este árbol, ginkgo, lo he visto por primera vez en Barcelona aunque lo conocía de antes. Su hoja es el símbolo de «vont», un grupo de niňos del libro «Stínadla se bouří»… de J. Foglar. Nunca he visto este árbol aquí en la República Checa y muchos niňos buscan por Praga dónde podría ser el lugar «Stínadla» que motivó a Foglar para escribir su libro. Quizás el lugar no está en Praga sino en Brno 🙂 Foglar nunca desveló su secreto así que queda en la fantasía para guardar su magia.

  3. Esta tarde, querido Pepe, cuando vaya al Museo Antropológico de Brno estaré atento al ginkgo. Creo saber por la foto donde está, aunque no estoy seguro.

    Hola Tereza, ¿existe traducción al español o al inglés del libro?

    Un abrazo a los dos.

  4. Hola de nuevo Pepe. La línea 3 del tranvía pasa cerca de un edificio rojo como el que mostraba la fotografía de Ginkgo que mandaste. Justo al lado existe (no lo sabía) un pequeño jardín botánico de la Universidad de Brno. Me apee e hice estas fotografías: http://flickr.com/photos/rafaelrobles/tags/ginkgo/show/

    Una pregunta (no se si ingenua): ¿Se pueden hacer infusiones con las hojas de este árbol? ¿Valen las caídas al suelo? Saludos.

  5. Tereza y Rafael:
    En Praga hay varios ginkgos. Puede verse la situación en
    http://www.xs4all.nl/~kwanten/more2.htm
    El de Brno está considerado como el más bello de la República Checa.
    En
    http://recyclingtheweb.blogspot.com/2007/05/el.html
    puede leerse una bella historia sobre un árbol de Hiroshima en relación con la bomba atómica de 1945 y de las propiedades que posee.
    Y en http://www.xs4all.nl/~kwanten/spain.htm
    pueden verse fotos de ginkgos en España. Uno de ellos, el de Córdoba, lo fotografié yo hace unos años.
    Sobre tomar las hojas secas como infusión
    http://www.google.es/search?sourceid=chrome&ie=UTF-8&q=infusión+ginkgo
    pueden verse varias webs que tratan el asunto. Habría que tener cuidado con la limpieza de las hojas del suelo. Como tengo perro, sé cuánto les gusta dejar el olor de su orina en las hojas del otoño.
    Estoy interesado, Tereza, en conocer si hay traducción del libro al español y en conocer si logras localizar alguno de los ginkgos de Praga. Al menos el de la calle Panska no 3 con foto en http://www.xs4all.nl/~kwanten/sevcountries.htm
    O el de Botanická Zahrada (Nové Mesto), que es muy bello cuya foto puede verse en http://www.xs4all.nl/~kwanten/cultpendula.htm
    En casa tengo 5 ginkgos en macetas. Tres de unos 10 cm y dos de 2 m cada uno que este otoño tengo que trasplantar en casas de campo de dos familiares.
    Las fotos, Rafael, que pones en Flicr, impresionantes. Gracias.
    Saludos a los dos
    Pepe

  6. […] amigo el profesor Pepe me ha invitado a pararme a pensar en la belleza extrema de los ginkgo bilova. Me aseguró que […]

  7. Avatar de Tereza Halasová
    Tereza Halasová

    Hola Rafa y Pepe,
    Puedo ir a ver los gingos de Praga, muchas gracias. Pero no tengo una cámara con la que pudiera hacer fotos.
    Los libros de J. Foglar no están traducidos. Fue un escritor conocido solo aquí. Todos son educativos sobre niňos, algunos de un grupo tipo scaut, y otros de amistad o de un grupo de niňos «Rychlé šípy» (las flechas rápidas). Es muy antiguo, mirad la web: http://www.rsipy.wz.cz/index2.htm
    No sé si se sigue leyendo, creo que sí. Yo los conocí por mi padre que iba al grupo de niňos que tenía Foglar. Todavía tiene guardados sus cuadernos-diarios y yo quise competir con él si le ganaba en las pruebas como «no decir ni una palabrota, ducharse por la manana con el agua fría, hacer algo bueno por una persona necesitada,…» Realmente gracias a Foglar he dejado de decir palabrotas, me inventaba historias de aventura para mis amigos para imitar a «Rychlé šípy»,… y por supuesto, le ganaba a mi padre 🙂

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *