Reportaje en La vanguardia: Irán pide libertad

Ayer apareció en La vanguardia un reportaje titulado «Irán pide libertad» escrito por Josep Massot. El periodista, encargado de las noticias culturales del periódico catalán, contactó conmigo hace varios días porque buscaba iraníes relacionados con el mundo de la cultura.

Le dieron tan poco papel que se vio obligado a dejarse varias cosas en el tintero. En cualquier caso es un buen intento de alejamiento de los tópicos sobre el país persa. También me hizo un par de preguntas por email cuyas respuestas, algunas partes al menos, creo que aparecen entremezcladas en el reportaje. Las copio a continuación por si pudieran interesar a alguien:

1.- ¿Qué  opinas sobre lo que está pasando en Irán? ¿Ha habido una ruptura generacional con la revolución? ¿cuál ha sido  el motivo?

Proporcionalmente son muy pocos los que se manifiestan, y cada vez menos. Creo que la gran parte del resto de la población también saldría a las calles si se les asegurara que no iban a sufrir violencia o si tuvieran conciencia de los problemas que sufre su pueblo.

La ruptura generacional viene marcada por dos factores: la capacidad de acceso a la información y el miedo. Los jóvenes son capaces de sortear la censura en Internet; además, el uso que ellos hacen de herramientas como Twitter y YouTube les ayuda a organizarse y denunciar lo que ocurre. Sus padres y abuelos están más alejados de estas tecnologías con la consiguiente falta de información que ello supone; además tienen miedo, a diferencia de sus hijos, a que tras una posible revolución sea peor el remedio que la enfermedad.

2.- ¿Qué autores iraníes te interesan y por qué?

Me interesa mucho el filósofo Ramin Jahanbegloo por sus escritos comprometidos con la libertad, la democracia y la aproximación entre los pueblos. No en vano el régimen le ha detenido en varias ocasiones. Su obra Elogio de la diversidad, publicada por Arcadia y prologada por Juan Goytisolo, es un buen intento de aproximar conceptualmente Occidente y Oriente.

Chista Yasrebi es una de las jóvenes intelectuales iraníes cuyas obras denuncian la situación de la mujer en Irán. Con su cuidado lenguaje va sorteando la censura para que sus obras reciban el permiso del Ministerio de Cultura para poder ser representadas y leídas.

Aparte de estos dos autores contemporáneos citaría también a Sadeq Hedayat porque su Búho ciego es la obra cumbre de la literatura persa del siglo XX; dicho relato hace a uno viajar por mundos oníricos y simbólicos con un mensaje crítico de fondo que le hizo ganarse la animadversión del régimen del Sha.

Entre los autores antiguos citaría al gran Jayyam, cuyos bellos Rubayyat plagados de escepticismo y pesimismo tienen mucho que aportar a lo que sucede en los últimos tiempos en Irán.

Otras jóvenes autoras iraníes en el exilio, que escriben en inglés, son también muy interesantes, tanto por su calidad literaria como por su compromiso político, por ejemplo Dalia Sofer (Otoño en Shiraz) y Yasmine Crowther (La cocina del azafrán).

Obviamente es necesaria una respuesta mucho más rigurosa a ambas preguntas, pero eso supondría escribir un pequeño ensayo, y no era el caso.


Comentarios

Una respuesta a «Reportaje en La vanguardia: Irán pide libertad»

  1. A Khayyâm lo tengo yo medio divinizado por el simbolismo de sus palabras y de sus composiciones tan cortitas, que siempre te dejan con ganas de más. Tengo un librito de tapa blanda de sus Rubayyat y lo suelo llevar cuando voy en autobús para distraerme del resto.
    Uno de los que más me gustan es el siguiente:

    «Admitamos que hayas resuelto el enigma de la creación. ¿Cuál es tu destino? Admitamos que hayas podido desnudar de todos los ropajes a la Verdad. ¿Cuál es tu destino? Admitamos que hayas vivido cien años, feliz, y que aún vivas cien años más. ¿Cuál es tu destino?».

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *