Haití ha estallado

Muchos se han lanzado a buscar en Internet información sobre el Palacio Presidencial de Haití, lo cual ha llevado a que mi servidor se colapsara ya que, por caprichos de Google, este artículo sale el primero de la lista gugliana. Lo buscan porque dicho Palacio, la única construcción humana digna de verse en Haití, ha quedado destrozado por un despiadado terremoto y quieren, supongo, conocer su aspecto anterior. Al intentar arreglar el problema me encuentro con que se cree que han muerto 100.000 personas. 100.000 en pocas horas. 100.000 de golpe. Cien mil. El 1% de la población del país.

Cuando leí la noticia esta mañana, sin datos concretos todavía, me acordé de un posteo que escribí hace unos años titulado «Haití va a estallar». En él me refería a la violencia humana que inminentemente se sumaría a la lepra, al sida, a los huracanes y al hambre, pero jamás se me ocurrió pensar en que la desgracia podría incrementarse en forma de terremoto, algo inédito en la isla La Española.

El dolor no tiene límites, la tragedia carece de techo, la humillación a la que  sometemos a los haitianos con nuestra indiferencia se ve superada por la altivez con que les arrodilla la naturaleza para después, tumbados, golpearles hasta la muerte mientras se comen el barro del suelo.

La temporada de huracanes dio paso a la actual  época de paz y sosiego en la rutina haitiana, pero el inmisericorde temblor de tierras recuerda jactancioso al doblegado haitiano: «Cuidadito negro, no te confíes, sobreviviste a los vientos y al agua pero ahora te mato con la tierra. Y, si osas sobrevivir, te mandaré fuego».

He escrito emails a mis amigos haitianos pero no me responden. Espero que me contesten, aunque tarde, como ya pasara con mis alumnos chinos durante el terrorífico terremoto de Sichuan. Tranquiliza pensar que siempre responden tarde porque han de desplazarse hasta alguna organización humanitaria que les alquile uno de los obsoletos ordenadores que les regala «Occidente» porque no sabemos dónde tirarlos. Descansen en paz los muertos y que el vudú salve al resto, al menos hasta la próxima afrenta.


Si este vídeo que grabé en su momento les parece que muestra la pobreza más absoluta, imagínenselo igual pero con los edificios en ruinas. Todo es empeorable en Haití.


Comentarios

2 respuestas a «Haití ha estallado»

  1. Cuanta angustia en estos dias, rafael! Kuda

  2. Amigo Kuda: ¿estás en Haití o en República Dominicana? ¡Ánimo y adelante con vuestra crucial labor!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *