Me abren las cartas

Hoy recibí una carta desde España que llegó abierta. El servicio de censura postal la examinó sin preocuparse siquiera de ocultarlo; el sobre estaba levemente rasgado aunque no faltaba nada. Seguro que en Europa también se hace, pero con mayor discreción: Las policías europeas quieren obtener información mientras que la policía iraní más bien desee darla. Es una forma, como otra cualquiera, de hacer sentir a las gentes que el Estado les observa. Y funciona.


Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *