Huelga sí, manifestación no

Si sigue habiendo banderas sindicales y autoproclamados líderes y portavoces en las manifestaciones de los profesores en defensa de la enseñanza pública cada vez serán menos los docentes que se manifiesten por las calles, como hoy en Ciudad Real, donde muchos profesores hicimos huelga pero muy pocos, un centenar si llega, se manifestaron.

La mayoría de los profesores no se sienten representados por las autoridades educativas ni por los sindicatos. Los docentes harán huelgas, aunque les duela económicamente, pero se sentirán fuera de lugar en las manifestaciones en las que, en vez del color verde, imperan los tonos corporativos de los sindicatos que además, lamentablemente, están hostilmente enfrentados entre ellos.

Nos nos representan ni unos ni otros. Deseamos una educación pública de calidad libre de intereses sindicales y gubernamentales. El único interés que debe conducirnos es un servicio de calidad para los estudiantes. Deberían abstenerse quienes enarbolan banderas por respeto a las distintas sensibilidades políticas de los que están hartos de los recortes de la educación pública. Así como en las protestas del #15M a nadie se le ocurre mostrar pancartas de partidos políticos, aunque sean numerosos los militantes que asisten, en las manifestaciones de los profesores es indecoroso portar banderines sindicales. Los sindicalistas son bienvenidos en las manifestaciones de profesores pero no entiendo por qué tienen que hacer gala de su pertenencia, lo único que deberían manifestar es su afiliación al grupo de profesores comprometidos con una educación pública de calidad.

La educación pública de Castilla-La Mancha corre un gravísimo riesgo así que ¡menos banderitas y más unidad de acción!
Escuela pública de tod@s para tod@s


Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *