Mayorías selectivas

Es lógico pensar que para que un artículo tenga éxito y se expanda masivamente por las redes sociales es preciso hablar de sexo, difamar a alguien o humillarse públicamente confesando cualquier aberrante pecado; también ayuda contar con muchos amigos virtuales que lean a uno por compromisoRafael Robles (hoy te retuiteo yo y mañana lo harás tú y si no te hago “anfolou”). Los artículos serios, técnicos y sistemáticos no suelen despertar un amplio interés más allá del de un escaso público también serio, técnico y sistemático. Los demás piden -¿pedimos?- brevilocuencia o -si nos interesa el artículo pero en ese momento carecemos de disposición de ánimo para concentrarnos en tan exigente lectura- lo postergamos, ignorando que postergar en la era de internet significa olvidar para siempre.

Además los algoritmos de GoogleFacebookTwitter y Amazon establecen las nuevas relaciones de poder de la humanidad al decidir los nombres de las nuevas elites. Continuar leyendo en MiCR


Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *