Salpicaduras

Dedico este artículo a mis amigos de El Gallinero, en la Cañada Real de Madrid:

Una de las primeras escenas de Los siete magníficos, la magistral película dirigida por John Sturges en 1960, muestra a los ciudadanos enfurecidos porque un acaudalado señor pretendía enterrar en el cementerio local a un indio –nativoamericano– que halló muerto en el camino. El pueblo se consideraba moralmente superior a esos salvajes de las plumas y las flechas y, por tanto, trataban de impedir con violencia que el desdichado fuera inhumado junto a los vecinos de rancio abolengo.

Recordé la secuencia cuando leí con estupefacción que (continuar leyendo)


Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *