Manos en los bolsillos

—¡Daos prisa chicos, que llegamos tarde!

— ¡Anda este! ¡Ya podría echarnos una mano!

—Bueno, bueno, no os quejéis tanto.


Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *