Tirado en la calle


La gente pasa indiferente ante este señor arrojado en la calle. Deben de pensar que es uno más, entre tantos, que intenta hacer negocio a costa de la compasión y de las neuronas espejo de las buenas personas. Hoy nadie se le acerca, pero si ahí sigue es porque otros días le lanzaron monedas.  Le miran pero no le ven. O le ven pero no le miran. Piensan que quizá sea otro parásito social, o un alcohólico, o un esquizofrénico que reniega de la medicación; o, lo más probable, se ven reflejados en él y, asustados, pasan de largo. La aporofobia, ya saben. ¡Si vistiera diferente!

Trato de superar mi pudor para grabar la escena con mi teléfono móvil, pero el pudor se impone  a mi morbosa necesidad de describir los trapos sucios del sistema. Bastan estos diez segundos para demostrar que nos hemos vacunado contra la piedad. El prójimo ya no existe.


Comentarios

3 respuestas a «Tirado en la calle»

  1. Avatar de Alejandrosky
    Alejandrosky

    No se trata mas que una demagogia màs. Cualquiera que vea a una persona con una caja, signo inequivoco de estar pidiendo limosna, se pararà a ayudar. Nadie se pararà a ayudar porque ni siquiera pide ayuda. Porque lo minimo que se despacha en la dignidad humana es que alguien que necesite algo pida ayuda. Pedir ayuda es gratis y cualquiera puede hacerlo. Nuevamente aparece la filosofía moralista para mostrar la decadencia de la sociedad. Pero no muestra una calle de Gunea Bisau, sino de aquí. Un nuevo moralista que pretende trasformar la falta de mensaje y comunicacion, en una supuesta lección de moralina barata. Probablemente a cualquiera de los que han pasado si hubieran recibido un mensaje solicitando ayuda lo habrían ayudado. La sociedad actual es miles de veces mas perfecta que la de Guinea, pero tenemos a los moralistas que nos dicen que no lo hacemos bien, hay que adivinar que pasa. ¿Alguien sabe lo que le pasa a ese hombre? Por favor..

  2. Efectivamente ese otro no es un singular es un anónimo otros que dejamos de ver, oír diariamente. ¿Acaso las fotografías sobre Gaza, sobre Ucrania, sobre Sudan, Nigeria, ….Lo ajeno es indiferente …. si que hay una distancia entre eso que vemos en el video (recordemos la fotografía del premio Pulitzer ganadora de Kevin Carter ) y nosotros mismos. La moralina nos permite juzgar sin establecer un elemento de reflexión con nosotros mismos. En la medida que nos interpela nos dirige la mirada a nosotros mismos y nos genera un interrogante difícil de ignorar. El problema del otro que hemos dejado de ver creo que se puede pensar desde muchas variables de análisis: individualismo, desconfianza y miedo creados, patologización de la sociedad , etc… Me parece interesante sin embargo ese dilema que creas entre grabar o no , entre la mirada de los otros y tu mirada, ….

  3. Avatar de Ender
    Ender

    No te ofendas por la pregunta pero, ¿lo ayudaste después de grabarlo?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *