Libros de texto

El libro de texto está más vivo que nunca y lo seguirá estando durante mucho tiempo. Los profesores más innovadores suelen renegar de él, pero son una minoría en cualquier lugar del mundo. Además, no está tan claro que prescindir del libro implique que se vaya a educar mejor: hay profesores muy bien intencionados que deciden prescindir del libro con un resultado catastrófico para sus estudiantes.

Liberarse del libro de texto de forma eficaz requiere demasiado trabajo no remunerado e inasumible para la mayor parte de los docentes. Además, las tecnologías educativas no acaban de dar con una formula eficiente que supere al libro de texto: siguen copiando su modelo aunque con prescindibles adornos visuales y sonidos graciosos.

De momento, sobre tecnología educativa, me basta un cañón conectado a un ordenador con internet; además, durante el primer año de impartir una asignatura me resulta demasiado laborioso explicarla bien sin el respaldo de un libro de texto, sobre todo cuando estoy en el extranjero como en la actualidad.

En Estados Unidos también hay una gran dependencia de los libros de texto. Allí (aquí) son mucho más voluminosos que en España y suelen ser de tapa dura para que aguanten mejor los envites a los que les someten los alumnos. Son caros pero se prestan gratis a los estudiantes. Además son de excelente calidad. Los estudiantes no se los llevan a casa porque pesan demasiado.

A mí me sirven de guía para conocer el nuevo temario que debo impartir. También proyecto en la pantalla sus magníficas ilustraciones y gráficos que complemento con otras más actualizas de internet. Pero, lo más importante, si el libro impide o dificulta el diálogo entre los estudiantes y el aprendizaje en comunidad de investigación lo desterraré sin contemplaciones.

En cualquier caso, siempre he sentido aversión a enseñar con los libros de texto; hasta que no queda más remedio que recurrir a ellos. Eso sí: sin abusar.

Almacén de los libros de texto de mi instituto antes de ser repartidos a los estudiantes

Comentarios

2 respuestas a «Libros de texto»

  1. Cualquier maestro bien formado, con una biblioteca de aula abundante en divulgación y literatura, tutoriales y láminas (y, por supuesto, TIC, aunque no sería imprescindible) podría sacar adelante un curso a base de lectura, diálogo y proyectos. Y los alumnos, autonomía y criterio.
    ¿CONDICIONES?
    – que las editoriales editen esos libros modestos y amenos que explican todo el mundo en partículas asumibles que potencien la cooperación y el diálogo.
    – que se reconvierta el enorme gasto en libros «fungibles» utilizándolo en esa literatura no enciclopedista y mucho más humana, es decir, discutible (de ahí la autonomía y el criterio) que, además es acumulativa y hace mucha más justicia al objeto-libro.
    – que los profesores se acostumbren a hablar menos, sugerir más y exigir más responsabilidad (desde pequeños)

    Cierto, eso lo dice uno de esos «renegantes» que considera el libro de texto, simple y llanamente, una abominación antipedagógica. Lo explico mejor en mi blog.

  2. Ah, y que sean pocos los innovadores simplemente quiere decir que la innovación no es fácil y en cambio la comodidad y la seguridad, muy populares. Y, por supuesto, que el contexto productivo y la burocracia, no ayudan. Aunque si pensamos que el mundo ya está bien como está, pues no pasa nada.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *