De las polis al imperio. Filosofía, ciencia y cultura en el helenismo. Estoicismo y epicureísmo. La figura de Hipatia de Alejandría

De RRFilosofia

Historia de la Filosofía de segundo de Bachillerato

De las polis al imperio

El período que va de las polis al imperio se refiere a la historia de la antigua Grecia, que se extendió desde el siglo VIII a.C. hasta el siglo II a.C.

Durante las primeras etapas, las ciudades-estado griegas (polis) fueron los principales centros de poder y organización social y política. Cada polis era independiente y tenía su propia forma de gobierno, aunque compartían una cultura y una lengua comunes.

Las polis griegas se caracterizaban por ser democráticas, aunque en la mayoría de los casos, sólo los ciudadanos (hombres nacidos en la ciudad y libres) podían participar en las asambleas y tomar decisiones políticas. La guerra también era una parte importante de la vida de las polis, y las rivalidades entre las ciudades-estado eran comunes.

A medida que las polis se expandieron y se enfrentaron a amenazas externas, comenzaron a formar alianzas y confederaciones. La Liga de Delos, liderada por Atenas, y la Liga del Peloponeso, liderada por Esparta, fueron las dos alianzas más importantes en la antigua Grecia.

Sin embargo, la lucha por el poder y la expansión territorial finalmente llevó a la conquista de Grecia por parte de Alejandro Magno, en el siglo IV a.C. Esto marcó el inicio de la era helenística, en la que se fusionaron elementos de la cultura griega con las culturas del Oriente Medio y Asia Central.

Tras la conquista de Grecia, el Imperio Romano se convirtió en la principal potencia en la región y la cultura griega se difundió por todo el mundo romano. Los romanos adoptaron muchas de las prácticas y creencias griegas, y la filosofía y la literatura griegas continuaron siendo una influencia importante en el mundo romano.

Filosofía, ciencia y cultura en el helenismo

El helenismo es el período de la historia que siguió a la conquista de Grecia por parte de Alejandro Magno y la posterior difusión de la cultura griega en el mundo mediterráneo. Durante este período, la filosofía, la ciencia y la cultura griegas continuaron siendo una influencia importante en la región, aunque también hubo un intercambio cultural significativo con otras civilizaciones.

En el ámbito de la filosofía, el helenismo fue un período caracterizado por el surgimiento de nuevas escuelas y corrientes de pensamiento, así como por el sincretismo y la fusión de ideas de diferentes tradiciones filosóficas. Las tres principales escuelas filosóficas del helenismo fueron el estoicismo, el epicureísmo y el escepticismo.

El estoicismo, fundado por Zenón de Citio, defendía la idea de que la felicidad se puede alcanzar a través de la razón y la virtud, y enfatizaba la importancia de la ética y la vida virtuosa. El epicureísmo, fundado por Epicuro, sostenía que el objetivo principal de la vida es la búsqueda del placer y la evitación del dolor, aunque este placer se entendía como la ausencia de dolor físico y emocional y no como la búsqueda de placeres materiales. El escepticismo, por su parte, cuestionaba la capacidad de la razón para alcanzar la verdad y defendía la suspensión del juicio y la actitud escéptica como forma de alcanzar la tranquilidad mental.

En cuanto a la ciencia, el helenismo fue un período de gran actividad científica, en el que se produjo una importante acumulación de conocimientos en áreas como la astronomía, la medicina, las matemáticas y la física. Algunos de los científicos más destacados de esta época fueron Hiparco de Nicea, que realizó importantes avances en astronomía y matemáticas, y Galeno, que se convirtió en uno de los médicos más influyentes de la antigüedad.

En el ámbito cultural, el helenismo también fue un período de gran creatividad, en el que se produjo una fusión de influencias griegas, egipcias y orientales. La literatura, el teatro y la arquitectura griegas continuaron siendo una influencia importante, pero también hubo un desarrollo significativo en otras áreas, como la música, la escultura y la pintura.

Estoicismo y epicureísmo

El estoicismo y el epicureísmo son dos escuelas filosóficas que surgieron en el período helenístico de la historia de la filosofía griega. Ambas escuelas trataron de responder a la pregunta fundamental de cómo vivir una vida feliz y significativa.

El estoicismo, fundado por Zenón de Citio en Atenas en el siglo III a.C., y Marco Aurelio y Séneca fueron algunos de sus máximos exponentes. Los filósofos estoicos enfatizan la importancia de la ética y la vida virtuosa como forma de alcanzar la felicidad. Es así que la razón es la guía para la vida, y la virtud se basa en el autocontrol, la autodisciplina y la aceptación de lo que no se puede controlar. La filosofía estoica también enfatiza la importancia del deber cívico y la responsabilidad social, y sostiene que todas las personas son iguales en su capacidad para alcanzar la felicidad a través de la virtud.

Por su parte, el epicureísmo, fundado por Epicuro en el siglo IV a.C., sostiene que el objetivo principal de la vida es la búsqueda del placer y la evitación del dolor. Sin embargo, este placer no se entiende como la búsqueda de placeres materiales, sino como la ausencia de dolor físico y emocional. Para los epicúreos, la razón es la guía para la vida, y la felicidad se alcanza a través de la moderación y la prudencia en la búsqueda del placer.

Mi vídeo sobre las Meditaciones de Marco Aurelio

Texto: Carta a Meneceo, de Epicuro

Por ello, cuando decimos que el placer es el objetivo final, no nos referimos a los placeres de los viciosos o a los que residen en la disipación, como creen algunos que ignoran o que no están de acuerdo o interpretan mal nuestra doctrina, sino al no sufrir dolor en el cuerpo ni estar perturbados en el alma. Porque ni banquetes ni juergas constantes ni los goces con mujeres y adolescentes, ni de pescados y las demás cosas que una mesa suntuosa ofrece, engendran una vida feliz, sino el sobrio cálculo que investiga las causas de toda elección y rechazo, y extirpa las falsas opiniones de las que procede la más grande perturbación que se apodera del alma.

De todo esto el principio y el mayor bien es la prudencia. Por ello la prudencia resulta algo más preciado incluso que la filosofía. De ella nacen las demás virtudes, porque enseña que no es posible vivir placenteramente sin vivir sensata, honesta y justamente sin vivir con placer. Las virtudes, pues, están unidas naturalmente al vivir placentero, y la vida placentera es inseparable de ellas.

García Gual, C. (2023). Epicuro. Alianza. p. 171

Obras recomendadas sobre estoicismo y epicureísmo

Epicuro, de Carlos García Gual, en la editorial Alianza

Meditaciones, de Marco Aurelio, en la editorial Gredos

La figura de Hipatia de Alejandría

Hipatia de Alejandría fue una filósofa, matemática y astrónoma griega que vivió en el siglo IV d.C. Fue la hija del matemático Teón de Alejandría, y se convirtió en una figura importante en la vida intelectual de la ciudad.

Enseñaba filosofía, matemáticas y astronomía en la Biblioteca de Alejandría, una de las instituciones académicas más importantes del mundo antiguo. Era conocida por su erudición y su habilidad para explicar conceptos complejos de manera clara y accesible. Además de su labor como educadora, también escribió varios tratados sobre matemáticas y filosofía, aunque la mayoría de sus escritos se han perdido.

Fue una figura controvertida en la Alejandría del siglo IV d.C. por su estrecha relación con el gobernador romano Orestes. Orestes y el obispo cristiano de Alejandría, Cirilo, se encontraban en una lucha de poder y control sobre la ciudad, y algunos cristianos consideraban a Hipatia una amenaza para su influencia. En el año 415 d.C., un grupo de cristianos radicales la acusó de ser una pagana y la atacó en la calle, arrastrándola hasta una iglesia, donde la golpearon y la asesinaron.

Hipatia es recordada por su brillantez intelectual y su valentía al defender sus creencias y su labor en una época en que las mujeres tenían pocas oportunidades de educación y pocos derechos. Su trágico asesinato es un recordatorio de los peligros del fanatismo y la intolerancia en todas las épocas.

Enlace a la rumba de Hipatia