Gone with the wind

Una mujer iraní que tiene más éxito profesional que su marido es un asunto difícil de asumir por parte del hombre. Este es el tema de la película homónima a la hiperfamosa holliwoodense Lo que el viento se llevó que se proyecta estos días en las salas de Teherán, a pesar de que fue prohibida hace tres años cuando se intentaba estrenar.

Dirigida por Sadra Abdollahi y protagonizada por Niki Karimi, cuenta las vicisitudes, mano izquierda, cesiones y autocensura a la que una mujer tiene que someterse para no desairar a un marido que, con complejo de inferioridad, es incapaz de convivir con su mujer porque, de repente, empezó a ascender profesionalemente mucho más que él.

Para más inri, la mujer no se valora a sí misma, a pesar de su éxito, si no es a través de su marido. Como éste no hace más que destrozarle su autoestima, la mujer acaba desprendiéndose de su éxito laboral para calmar los ánimos de su enamorado y recibir, de este modo, todo su amor sin envidias ni presiones sociales de por medio.

Jueves, 09 de Marzo de 2006 21:13

Comentarios » Ir a formulario

Autor: Katy-lú

Maestro:
Esa historia se vive repetidamente en el mundo, no solo el islámico, mire usted que horda de machistas ha provocado el cristianismo en occidente.

Fecha: 09/03/2006 21:24.


gravatar.com
Autor: lourdes

Ciertamente, es una historia repetida, esa y todas las demás, y efectivamente se extiende por el planeta. Pero eso no le quita ni gravedad ni importancia.

Fecha: 10/03/2006 00:52.


Autor: mireya

Yo soy mujer de Occidente, y está claro que aquí también hay machistas. Pero por lo menos sobre el papel, tenemos los mismos derechos que los hombres. Sin ánimo de ofender: es espeluznante cómo se trata a la mujer en algunos países sólo por el hecho de serlo.

Fecha: 10/03/2006 18:31.


Comentarios

Deja una respuesta