Filoartic: Filosofía, arte y TIC

En el congreso de la AAFi 2010 Fotografía realizada por Rafael Guardiola Iranzo
El pasado fin de semana tuve la suerte de participar en el Congreso «Arte y filosofía en el siglo XXI» organizado por la Asociación Andaluza de Filosofía y capitaneado este año por el profesor Rafael Guardiola Iranzo, a quien sin duda hay que felicitar por su excelente labor, así como a su equipo con el que lleva desarrollando un intenso trabajo durante los último meses.

El congreso trató principalmente de estética y filosofía del arte, pero también tuvo cabida la didáctica, ámbito al que me hallo abocado porque es mucho lo que hay que mejorar y explorar en este sentido si uno quiere hacer bien su trabajo docente.

Suelo decir cada vez que participo en estos encuentros que  uno de sus aspectos más positivos son los tiempos entre ponencias. Por ejemplo, antes de mi charla coincidí en la mesa del lorquiano Café de Chinitas, entre otros, con los catedráticos  Valeriano Bozal y Carlos Thiebaut, con cuya incisiva mayéutica disfruté de una animada conversación con la que aprendí más si cabe que en sus respectivas y espléndidas conferencias previas.

Allí también conocí personalmente, entre otros, a Gonzalo Trespaderne, coautor del espléndido trabajo didáctico El viaje a Grecia y a Adolfo Iglesias, estudioso del uso de los dibujos animados en la clase de Filosofía mucho antes de que se pusieran de moda libros como Los Simpson y la filosofía.

Por si a alguien le interesa muestro a continuación algunos fragmentos comentados de mi intervención:

Comienzo la charla levantándome de la silla y situándome delante de la mesa. No me anima la vanidad sino que entiendo la mesa como una especie de barrera con quienes han tenido la gentileza de asistir a escuchar lo que yo pueda decir. Me siento más cómodo paseándome que sentado.

Mi propósito es explicar modestamente cómo aunar creatividad artística y didáctica de la filosofía con las tecnologías de la información y de la comunicación. Para intentar alcanzar mi objetivo fui explicando las distintas herramientas que se pueden utilizar para fomentar la creatividad del alumnado en el aula de Filosofía. Todo el proceso  se verá concretado finalmente  en la representación de una obra de teatro por parte de los alumnos, representación que habría sido menos rica si careciera de la ayuda de las tecnologías educativas.

Comienzo explicando lo que es un wiki, la herramienta que, en mi opinión, marca una diferencia en el mundo de la enseñanza, superando a los blogs y a otros tipos de plataformas educativas. Elegimos un texto clásico de la filosofía y lo colgamos en nuestro wiki para que los estudiantes puedan comenzar a desmenuzarlo, reescribirlo, traducirlo, hacerlo más significativo, enriquecerlo con otros materiales encontrados en Internet, etc. Es decir, deben hacerlo representable para un público muy joven.

Abro un paréntesis para citar al filósofo Philip Pettit quien afirmaba que la política es el arte más difícil de la vida humana. Los profesores de filosofía debemos ser «hacedores de políticos». Entristece percatarse de que los jóvenes se muestran desdeñosos ante la política cuando ésta debería ser una de las vocaciones que todo ciudadano debería sentir e incluso ejercer profesionalmente en algún tramo de la vida. La política es el arte más difícil y los profesores de Filosofía debemos enseñarlo, con arte a ser posible. Nos va en ello nuestra supervivencia democrática.

Tras este inciso retomo el tema argumentando que las TIC favorecen la creatividad -para ser político o ciudadano comprometido hay que ser muy creativo- porque facilitan la comunicación y el trabajo en equipo entre los estudiantes. Si planteamos poner en marcha una representación teatral, con TIC será más enriquecedora porque permite a los estudiantes manipular más materiales, inaccesibles hace tan solo una década, para interrelacionarlos y, de este modo, crear algo nuevo.

Abro en mi charla otro paréntesis acerca del libro electrónico. Hace unos meses me hice con uno de ellos, el Kindle, con el cual leo documentos y libros de forma que poco -algo sí- tiene que envidiar a los libros en papel.  Sigo comprando y leyendo libros en papel pero el Kindle me ha permitido una lectura más placentera y pragmática de textos que solía leer en el ordenador o de libros que es imposible encontrar en España. Aparte de esto las posibilidades didácticas de Kindle son asombrosas, como por ejemplo comentar en una comunidad de Twitter fragmentos que se van leyendo facilitando de este modo la dinámica de todo club de lectura que se precie. Si alguien del Ministerio de Educación me regala treinta libros electrónicos para explorar con mis estudiantes sus posibilidades didácticas estaré encantado de recibirlos (no sin antes afearles la conducta por la tropelía que ellos denominan «libro electrónico» pero que no es más que un libro de texto escaneado).

Este segundo corte lo inicio dejando claro que no soy ningún «talibán» de las TIC; tan sólo pienso que algunas son útiles en mi trabajo y que a mí me sirven para motivar mejor al alumnado. Obviamente estoy abierto a todo tipo de críticas y no me sentiré mal si algún día descubro que en el fondo las TICs son un fraude, al menos lo hemos intentado por el bien de nuestro alumnado. Soy tan poco talibán que me enerva el uso propagandístico de las TICs que hacen algunos políticos tratándolas como fin en sí mismas y no como un medio -que requiere un plan de trabajo adecuado que va más allá de buscar información en Google y de hacer pepeteras presentaciones «PowerPoint»- para mejorar lo que se ha hecho siempre: educar. Después de esto prosigo con indicaciones técnicas del wiki y respondo a un par de preguntas sobre la permanencia eterna de lo que se escribe en la red. También aludo a las redes sociales proponiendo contar con una privada tipo Elgg que se puede instalar en el servidor permitiendo una comunicación fluída entre miembros de la comunidad educativas sin caer en los problemas que suponen pantagruélicas redes como Tuenti o Facebook.

El tercer fragmento lo inicio proponiendo que las Consejerías de Educación tengan sus propias redes sociales tipo Facebook en la que sólo puedan participar los miembros de la comunidad educativa perfectamente identificados porque ello facilitará una interacción confiada y multiplicará las posibilidades de colaboración intercentros. También sugiero que todo profesor debe tener un espacio web en el que organizar su asignatura y que los responsables educativos deberían aportar dicho espacio. En la actualidad los profesores corremos con los gastos de servidor, dominio, etc. y los que no pagan deben aguantar una publicidad que en muchas ocasiones es antieducativa. Es fácil deducir, si ustedes han utilizado alguna red social, que la creatividad se multiplica al facilitar el trabajo en equipo, por ejemplo en el intento de representar una obra de teatro original.

También aludo a las bondades de las videoconferencias. El aprendizaje ya no se reduce a las paredes del aula sino que se extiende por todo el mundo. Con videoconferencia podemos recibir el testimonio directo de aquellos que son noticia o de aquellos cuya problemática nos interesa pero los libros son incapaces de responder a nuestras dudas. Si nuestra obra de teatro se emite en directo a todo el mundo nuestros estudiantes intentarán dar lo mejor de sí mismo, más si cabe teniendo en cuenta que la grabación quedará disponible para siempre en cualquier servidor de vídeo tipo YouTube.

En cualquier caso lo mejor de las TIC es que permite una comunicación más allá del aula y más allá de los horarios con un alumnado que ya no se olvida de un curso para el otro, sino que permanece en esa mochila que llevamos todos a la espalda llena de personas que nos han hecho crecer y con las que seguiremos aprendiendo a un solo golpe de ratón. Además la obra de teatro, el texto literario, el cuadro, la composición musical, el ensayo filosófico, etc. serán mucho más creativos si nos ayudamos delas TIC. Al menos eso creo a día de hoy.


Comentarios

4 respuestas a «Filoartic: Filosofía, arte y TIC»

  1. Hola, don Rafael!
    En serio es una maravilla escuchar su voz otra vez y ver sus gestos… 🙂
    Los Simpson y la filosofía? Me gusta mucho el libro. No puedo anadir nada más.
    Que le todo vaya bien
    Jonatan, ahora de curso 5š6

  2. Estoy de acuerdo con tu párrafo final: debemos usar las TIC para hacer al alumnado más creativo. Muchos todavía creen que por tener un ordenador para escribir en su Tuenti, ya son expertos. Y lo que algo te enseña este mundo es que cuanto más lo utilizas más te das cuenta de lo mucho que te queda por aprender.
    Felicidades por tu participación en el Congreso. Sé que dentro de poco vienes a Asturias. Desgraciadamente, me separa de donde vas a estar unos 100 kms. y demasiadas ocupaciones laborales y familiares. Buena suerte.

  3. ¡Hola Jonatan! También te deseo todo lo mejor. De vez en cuando leo tu blog y me trae buenos recuerdos de Brno. Os echo de menos. ¡Feliz curso! Un abrazo.

    Así es Juanjo. Estuve ayer en tu tierra, de hecho te cité ante los asistentes. Nos conoceremos personalmente en otra ocasión. Un abrazo.

  4. Muchas gracias por la cita.

Deja una respuesta