Mr Norman señalando un curioso cartel a la entrada de un casino

Mr Norman es mi mentor. A todo profesor nuevo que llega a un centro de enseñanza le asignan un mentor para ayudarle en la tarea de adaptación. Más si cabe si se trata de un caso como el mío, un europeo en EEUU totalmente ignorante de los entresijos del complejo sistema educativo norteamericano.

Pero el señor Norman no es solo mi mentor, es un amigo. Además voy descubriendo su solícita entrega a la comunidad y su servicio público que va más allá de sus clases de contabilidad.

El año que viene se jubila. Es un ejemplo, es un modelo de profesor a seguir. Sus alumnos le respetan y aprecian. Él a ellos más. Yo ya le considero un referente.

Mr Norman y yo


Comentarios

Deja una respuesta