Política en las aulas

Añado un nuevo audio al podcast, esta vez se titula «Política en las aulas» y lo puede leer completo en MiCR.

Eróstrato fue un anónimo pastor que perseguía la fama con obsesión enfermiza. Dada su mediocridad pensó que la única forma de ser recordado para la posteridad consistiría en un acto enormemente destructivo, así que, ni corto ni perezoso, arrasó el templo de Artemisa, una de las siete maravillas de la antigüedad.

Este artículo, tras veinticinco siglos de tamaña devastación, demuestra que fueron vanos los intentos del rey persa Artajerjes para evitar la fama de susodicho pastor, aunque amenazara con matar a quien osara hablar de él. Y es que no hay nada como derrumbar el paisaje para hacerse notar entre el paisanaje. [CONTINUAR LEYENDO]

[Tweet «Eróstrato fue un anónimo pastor que perseguía la fama con obsesión enfermiza. Dada su mediocridad pensó que la única forma de ser recordado para la posteridad consistiría en un acto enormemente destructivo»]


Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *