Si no te gusta ¡lárgate de este país!

En todos los países en los que he vivido he expuesto mis opiniones personales con cautela porque suelen ocasionar enemistades, odios e inquinas. El extranjero no tiene derecho a opinar sobre los modos de los aborígenes porque se ve enseguida expuesto a la animadversión y al desprecio. Lo recomendable, para evitar problemas, es decir sonriendo que el país es muy bonito y alimentar la vanidad nacionalista.

Es así que hoy pedí que me explicaran por qué hay tanta facilidad en Estados Unidos para comprar armamento y me dieron las tópicas respuestas sobre el «derecho a defenderse», que «la policía siempre llega tarde cuando se comete un crimen», que «los inmigrantes son muy violentos y hay que protegerse de ellos», aludiendo continuamente a lo «estupenda que es la Segunda Enmienda a la Constitución de Estados Unidos» (¡aprobada en 1791, cuando las fuerzas de seguridad del Estado eran muy distintas a las actuales!), y demás morralla por el estilo.

Contesté que esos argumentos no eran suficientemente convincentes —dejando para otro momento su microrracismo latente— y aludí a las socorridas razones sobre lo peligroso que es poseer un arma cuando alguien sufre un trastorno mental transitorio, una intoxicación etílica, un accidente de tráfico o un ataque de celos frente a la pareja infiel.

Esperaba una réplica inteligente que profundizara en la interesante discusión, pero mi interlocutor me respondió enervado con un argumento incontestable: «si no te gusta este país ¡lárgate!». Digo incontestable porque me fui y le he retirado el saludo. Hay que alejarse de sujetos así porque la irracionalidad es un trastorno incurable que se contagia.


Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *