La macdonalización de la educación

El sistema educativo está macdonalizado y nadie está dispuesto a desmacdonalizarlo porque los restaurantes McDonnald´s han demostrado ser la esencia de la racionalidad y de la eficiencia en un mundo que desea hamburguesas rápidas y jugosas así como sistemas educativos racionales y eficaces.

Sin embargo la macdonalización genera un monstruo que atenta contra la supervivencia del propio sistema educativo: la proliferación de infinitas rúbricas de los criterios de evaluación de las competencias específicas de las competencias claves de los saberes básicos de los objetivos de etapa que, al buscar el aumento de la objetividad en la evaluación, conducen, por el contrario, a una enorme subjetividad capaz de trampear de forma realista dichos criterios impracticables.

Es así que nuestro hegeliano sistema educativo transforma al Espíritu objetivo en Espíritu subjetivo para concebir el engendro gatopardista de que todo cambie para que todo siga igual. Tan igual que más bien es un da igual.


Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *