No pinten en las mesas

Un buen número de estudiantes, incluidos los de las generaciones anteriores, tienen la curiosa costumbre de pintar «dibujitos» a modo de expresionismo abstracto en los pupitres. Es algo tan grave que no debemos dejarlo pasar por alto. Cuando esto ocurre, como hoy, hay que explicar que hay personas que trabajan para limpiar el centro educativo cuando los estudiantes no están y no tienen por qué dedicar horas extra no remuneradas a adecentar las gamberradas y desdenes de otros.

-¡Para eso le pagan! -Me respondio alguien a quien tendré que explicar con paciencia que ese no es el modo de construir un mundo menos doloroso, cuya gran parte del dolor viene por actitudes relajadas, ignorantes y osadas como esa.


Comentarios

4 respuestas a «No pinten en las mesas»

  1. No sé si será útil, pero yo suelo decir a la gente que hace eso, que es la mejor manera de perder «una pequeña obra de arte»: mejor hacerlo en papel, que ahí permanece.

  2. Sinceramente, no me parece tan grave… yo me pasé un año en el instituto «decorando» mi mesa, tan ricamente, vino mucha gente de otros grupos a verla. Eso sí, a final de curso mi tutor me dio un estropajo y me dijo no sé qué del arte efímero.
    saludos

  3. Bueno, ahora que veo que comentas algunas cosas de la vida escolar, aprovecho para decirte que echo de menos aquel blog «vida de profesor» que por casualidad descubrí hace unos años y que leía encantada. Lo echo de menos porque, aunque me alegro que la página crezca y tus proyectos también, me gustaría seguir leyendo cosas más apegadas a la vida en las aulas, como hacías antaño y de las que tanto aprendía. Hablabas de tu experiencia en otros países pero, sobre todo, de lo que sucedía en las aulas de secundaria, sobre cómo un profesor debe controlar la oratoria, cómo trasmitir el entusiasmo de dar clase… Pues eso, es una impresión. Mucha suerte!

  4. Avatar de Moises
    Moises

    Estoy completamente de acuerdo con el comentario de Ker.
    Ahora mismo siento como una gran perdida todos aquellos dibujos que hacia en la mesa del instituto y de los que no tengo ninguna copia.
    Por otro lado para mi esos dibujos (o los de otras personas) tienen quiza mas valor que muchas de las obras que se exponen en algunos museos. Son verdadero arte que no tiene ninguna finalidad, refleja la epoca y los sentimientos del artista y no busca ningun objetivo economico.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *