En busca del tiempo perdido

Los buenos comics son excelentes materiales didácticos para las asignaturas de letras, más si cabe cuando estos están basados en obras clásicas, como ya vimos con 300 y como veremos a continuación con En busca del tiempo perdido, la obra de Marcel Proust ilustrada y adaptada por Stéphane Heuet y publicada en español por Sexto Piso.

El cómic no sustituye, ni mucho menos, al libro de Proust, pero es un excelente complemento que puede animar a los estudiantes a profundizar en la importante obra del escritor francés y, por supuesto, provocar deleite a quien reconoce escenas (instantáneamente) que leyó antes a lo largo de páginas y páginas de minuciosidad descriptiva tan características de Proust.

A continuación muestro algunas viñetas acompañadas del texto original de Proust (Alianza editorial, Primera parte: Combray).

Comic En busca del tiempo perdido 1

Así, por mucho tiempo, cuando al despertarme por la noche me acordaba de Combray, nunca vi más que esa especie de sector luminoso, destacándose sobre un fondo de indistintas tinieblas, como esos que el resplandor, de una bengala o de una proyección eléctrica alumbran y seccionan en un edificio, cuyas restantes partes siguen sumidas en la oscuridad: en la base, muy amplia; el saloncito, el comedor, el arranque del oscuro paseo de árboles por donde llegaría el señor Swann, inconsciente causante de mis tristezas; el vestíbulo por donde yo me dirigía hacia el primer escalón de la escalera, tan duro de subir, que ella sola formaba el tronco estrecho de aquella pirámide irregular, y en la cima mi alcoba con el pasillito, con puerta vidriera, para que entrara mamá; todo ello visto siempre a la misma hora, aislado de lo que hubiera alrededor y destacándose exclusivamente en la oscuridad, como para formar la decoración estrictamente necesaria (igual que esas que se indican al comienzo de las comedias antiguas para las representaciones de provincias) al drama de desnudarme; como si Combray consistiera tan sólo en dos pisos unidos por una estrecha escalera, y en una hora única: las siete de la tarde. A decir verdad, yo hubiera podido contestar a quien me lo preguntara que en Combray había otras cosas, y que Combray existía a otras horas. Pero como lo que yo habría recordado de eso serían cosas venidas por la memoria voluntaria, la memoria de la inteligencia, y los datos que ella da respecto al pasado no conservan de él nada, nunca tuve ganas de pensar en todo lo demás de Combray. En realidad, aquello estaba muerto para mí.

Considero muy razonable la creencia céltica de que las almas de los seres perdidos están sufriendo cautiverio en el cuerpo de un ser inferior, un animal, un vegetal o una cosa inanimada; perdidas para nosotros hasta el día, que para muchos nunca llega, en que suceda que pasamos al lado del árbol, o que entramos en posesión del objeto que les sirve de cárcel. Entonces se estremecen, (…)

Comic En busca del tiempo perdido 2

Primero dije que no; pero luego, sin saber por qué, volví de mi acuerdo. Mandó mi madre por uno de esos bollos, cortos y abultados, que llaman magdalenas, que parece que tienen por molde una valva de concha de peregrino. Y muy pronto, abrumado por el triste día que había pasado y por la perspectiva de otro tan melancólico por venir, me llevé a los labios unas cucharadas de té en el que había echado un trozo de magdalena. Pero en el mismo instante en que aquel trago, con las miga del bollo, tocó mi paladar, me estremecí, fija mi atención en algo extraordinario que ocurría en mi interior. Un placer delicioso me invadió, me aisló, sin noción de lo que lo causaba. Y él me convirtió las vicisitudes de la vida en indiferentes, sus desastres en inofensivos y su brevedad en ilusoria, todo del mismo modo que opera el amor, llenándose de una esencia preciosa; pero, mejor dicho, esa esencia no es que estuviera en mí, es que era yo mismo. Dejé de sentirme mediocre, contingente y mortal. ¿De dónde podría venirme aquella alegría tan fuerte? Me daba cuenta de que iba unida al sabor del té y del bollo, pero le excedía en, mucho, y no debía de ser de la misma naturaleza. ¿De dónde venía y qué significaba? ¿Cómo llegar a aprehenderlo? Bebo un segundo trago, que no me dice más que el primero; luego un tercero, que ya me dice un poco menos. Ya es hora de pararse, parece que la virtud del brebaje va aminorándose. Ya se ve claro que la verdad que yo busco no está en él, sino en mí. El brebaje la despertó, pero no sabe cuál es y lo único que puede hacer es repetir indefinidamente, pero cada vez con menos intensidad, ese testimonio que no sé interpretar y que quiero volver a pedirle dentro de un instante y encontrar intacto a mi disposición para llegar a una aclaración decisiva. Dejo la taza y me vuelvo hacia mi alma. Ella es la que tiene que dar con la verdad. ¿Pero cómo? Grave incertidumbre ésta, cuando el alma se siente superada por sí misma, cuando ella, la que busca, es juntamente el país oscuro por donde ha de buscar, sin que le sirva para nada su bagaje. ¿Buscar? No sólo buscar, crear.

Se encuentra ante una cosa que todavía no existe y a la que ella sola puede dar realidad, y entrarla en el campo de su visión.

Y otra vez me pregunto: ¿Cuál puede ser ese desconocido estado que no trae consigo ninguna prueba lógica, sino la evidencia de su felicidad, y de su realidad junto a la que se desvanecen todas las restantes realidades? Intento hacerlo aparecer de nuevo. Vuelvo con el pensamiento al instante en que tome la primera cucharada de té. Y me encuentro con el mismo estado, sin ninguna claridad nueva. Pido a mi alma un esfuerzo más; que me traiga otra vez la sensación fugitiva. Y para que nada la estorbe en ese arranque con que va a probar captarla, aparta de mí todo obstáculo, toda idea extraña, y (…)

Comic En busca del tiempo perdido 3

A través de sus libros me imaginaba yo a Bergotte como un viejecito endeble y desengañado, á quien se le habían muerto sus hijos, y que nunca se consoló de su desgracia. Así que yo leía, cantaba interiormente su prosa, más dolce y más lento quizá de como estaba escrita, y la frase más sencilla venía hacia mí con una tierna entonación. Sobre todo, me gustaba su filosofía, y a ella me entregué para siempre. Sentíame impaciente por llegar a la edad de entrar en la clase del colegio, llamada de Filosofía. Me resistía a pensar que allí se hiciera otra cosa que nutrirse exclusivamente del pensamiento de Bergotte, y si me hubieran dicho que los metafísicos que me iban a atraer cuando entrara en esa clase no se le parecían en nada, habría sentido desesperación análoga a la del enamorado que quiere amar por toda la vida cuando le hablan de otras mujeres que querrá el día de mañana.

Comic En busca del tiempo perdido 4

Su amiga le cogió la cabeza con las manos y le dio un beso en la frente, con docilidad, que le era muy fácil por el gran afecto que tenía a la señorita de Vinteuil y por el deseo de llevar alguna distracción a la vida tan triste de la huérfana.

-.¿Sabes lo que me dan ganas de hacerle a ese mamarracho? – dijo cogiendo el retrato. Y murmuró al oído de la hija de Vinteuil algo que yo no pude oír.

-No, no te atreves.

-¿Que no me atrevo yo a escupir en esto, en esto? -dijo la amiga con brutalidad voluntaria.

Y no oí nada más, porque la señorita de Vinteuil, con aspecto lánguido, torpe, atareado, honrado y triste, se levantó para cerrar las maderas y los cristales de la ventana. Pero ahora ya sabía yo el pago que después de muerto recibía Vinteuil de su hija por todas las penas que en la vida le hizo pasar.

Y, sin embargo, he pensado luego que si el señor Vinteuil hubiera podido presenciar esa escena, quizá no habría perdido toda su fe en el buen corazón de su hija, en lo cual, acaso, no estuviera del todo equivocado. Claro que en el proceder de la señorita de Vinteuil la apariencia de la perversidad era tan cabal, que no podía darse realizada con tal grado de perfección a no ser en una naturaleza de sádica; es más verosímil vista a la luz de las candilejas de un teatro del bulevar que no a la de la lámpara de una casa de campo esa escena de cómo una muchacha hace que su amiga escupa al retrato de un padre que vivió consagrado a ella; y casi únicamente el sadismo puede servir de fundamento en la vida a la estética del melodrama. En la realidad, y salvo los casos de sadismo, una muchacha acaso puede cometer faltas tan atroces como las de la hija de Vinteuil contra la memoria y la voluntad de su difunto padre, pero no las resumiría tan expresamente en un acto de simbolismo rudimentario y cándido como aquél; y la perversidad de su conducta estaría más velada para los ojos de la gente y aun para los de ella, que haría esa maldad sin confesarlo. Pero poniéndonos más allá de las apariencias, la maldad, por lo menos al principio, no debió de dominar exclusivamente en el corazón de la señorita de Vinteuil.

Una sádica como ella es una artista del mal, cosa que (…)

Literatura, comic y… cine. En la red se encuentran joyas como la versión de El tiempo recobrado (la última parte de En busca del tiempo perdido), película dirigida por Raul Ruiz:

 

https://youtu.be/BryJQpSVqTc

Comentarios

6 respuestas a «En busca del tiempo perdido»

  1. Acabo de entrar en este blog por casualidad y, con tu permiso, volveré. De en busca del tiempo perdido sólo he leído Por el camino de Swan, libro que me encantó aunque me resultó de difícil lectura. La idea del comic es genial, en un mundo en el que leer parece que cuesta cada vez más, cualquier iniciativa que ayude a acercarse a la lectura y aparcar por un momento la tele y la videoconsola es buena.
    Saludos

  2. Avatar de Irdabama
    Irdabama

    ¡Un cómic de Proust! Eso sí que tiene muy buena pinta. Como algo didáctico o como algo introductorio, para paladear. «300» abrió mucho las puertas, más si cabe, al mundo griego y a la antigüedad clásica a pesar de que ahora nos encontremos saturados de novelas sobre espartanos (muy a mi pesar). En fin, nunca creo que nos encontremos saturados de Proust aunque la lectura minuciosa de algunos de sus libros pueden llevar a la saturación personal.

    Sin embargo a «300» le saco muchísimas faltas. En el terreno visual, la obra es algo maestro, original e impecable. En el aspecto histórico no se pretende ser purista ni mucho menos y no es que yo sea muy sensible con estos temas, pero en buena hora se le ocurrió a Miller introducir orcos, ogros de cavernas, elefantes y humanoides polimorfos en el ejército persa. Es algo que no entiendo. Como si la gesta histórica por se no tuviera ya bastante para sostenerse ella sola.

  3. Avatar de sandra gonzalo expósito
    sandra gonzalo expósito

    ola rafaell!!!soy sandra tu alumna de bachillerato te acuerdas de mi??que tal llevas el verano?espero que bien, yo aqui estudiando que me quedaron 5 y aver si puedo pasar de curso bueno que tambien quiero añadir, que muchas gracias por las clases de filosofia porque desde mi punto de vista me han servido para afrontar problemas de manera filosófica. Y también quisiera agradecerte si me puede dar la dirección para crear un blog, que esque me gustaria crearme uno. feliz verano

  4. Avatar de Giancarlo
    Giancarlo

    Bueno recién me entere de esta gran obra que pertenece a la literatura universal del gran Marcel Proust

  5. Es una excelente obra de la literura universal del gran escritor Marcel Poust aunque recien lo estoy analizando y adquirirlo es un reto ya que no es cualquier obra.

  6. […] ya reseñé hace varios años un intento previo de dibujar la corriente de conciencia de Proust (lean esta entrada). Les dejo con unas viñetas que tratan de expresar uno de los fragmentos más emotivos de la obra […]

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *