Si fumas cobras menos

Cada vez menos gente fuma en Estados Unidos. La razón hay que encontrarla en la presión social que considera al fumador una especie de apestado peligroso y, sobre todo, a las compañías de seguros médicos que hacen suculentos descuentos a quienes carecen del denostado vicio del tabaco; también devuelven cuotas en la prima a quienes demuestran, mediante rigurosos análisis clínicos, haberlo abandonado.

Pero la pendiente resbaladiza del metrosexualismo-por-decreto no ha hecho más que empezar y ahora las aseguradoras también dan precios muy especiales a quienes demuestren haber disminuido su nivel de colesterol en sangre, a quienes practiquen deporte todas las semanas y a los que pierdan peso. Ya no se ve a tantos obesos por las calles y en los McDonnald´s se come ensalada y fruta.

Así como en China se ataja el problema de la superpoblación con severas sanciones económicas a quienes tengan más de un hijo, en Estados Unidos se va a acabar con el costosísimo problema de los ataques al corazón castigando implacablemente a quien no cuide su salud. De nada sirve la inane publicidad avisando de los peligros de los malos hábitos: la mejor campaña de concienciación es la que toca el bolsillo al personal.  Quizá la Seguridad Social de España debiera proponer algo parecido.


Comentarios

Deja una respuesta