Religión y pecado

En lugares con estética de restaurante de comida rápida se disimulan burdeles y espectáculos de chicas que bailan desnudas. Allí no sirven carne sino carnaza. Están a la vista de todos, incluso junto a iglesias que predican con vehemencia la castidad y la continencia, pero no desentonan con el paisaje. La religiosidad extrema de los norteamericanos se descuida en estos lugares de alterne en los que se convierte a la mujer en triste objeto y medio del deseo, y a los hombres en ilusos buscadores de sensualidad efímera mientras huyen, por unas horas, de lo que creen que son aburridas esposas.

El próximo domingo ellas y ellos estarán en misa escuchando atentos el Evangelio. Y es que no tendría sentido la religión si no existiera la tentación del pecado ni la redención.

Como si fuera una hamburguesería: Flashdance. Chicas desnudas. Licores.

 

Sorprende la cantidad de «clubs de adultos» (menudo eufemismo) que se observan en las carreteras de un país tan religioso como Estados Unidos

Comentarios

Deja una respuesta